En una pocas semanas se estrena A History of Nomadic Behavior, el nuevo trabajo de los gigantes del sludge metal Eyehategod, que tiene una pinta estupenda. El 12 de marzo llegará este nuevo disco de una banda que no ha hecho sino entregar rotundos pepinazos.

Como ocasión especial, la revista Revolver ha colaborado con la banda para editar una edición en vinilo especial y limitada (que podéis reservar aquí). Para celebrarlo, también han charlo con el cantante Mike IX Williams para que se sincere sobre sus influencias y hable de esos discos que más le han marcado. Un total de ocho que explica el propio Williams.

Germs – GI (1979)

El debut de The Germs es una intensa porción de punk californiano caótico que nunca envejece para mí. Uno de los primeros discos ‘hardcore’, podrían decir algunos, que es una sierra circular rápida, pesada y destructiva tonalmente en todos los sentidos. Las letras aquí van más allá de lo típico y tienen una inteligencia existencial que desmiente la reputación de la banda de borrachos juveniles dañados. Este álbum es una gran influencia en mi vida y ha sido de mis favoritos desde que salió.

Stains – Stains (1983)

Los Stains del Este de L.A. sacaron este único clásico en el ’83 y es uno de esos discos que ha estado conmigo desde que era un chaval. Agresivo, maníaco y retorcido, estos tíos definitivamente no obtuvieron la reputación que merecían, pero la gente que sabe, lo sabe. Una pieza homónima de genialidad punk-metal cabreada que estuvo muy adelantada a su tiempo y otro disco de mis años de juventud que se ha quedado pegado en cada tocadiscos que he robado.

Bad Brains – Bad Brains (1982)

Un álbum inmensamente inspiracional. Lanzado originalmente en cassette en 1982 por una banda que cambió por completo el juego en lo que respecta a energía, velocidad, opresión y mentalidad positiva en el estilo conocido como hardcore punk. Me he llevado esta cinta a todos lados en el bolsillo trasero de mis sucios pantalones de pana y lo he puesto para cualquiera que quisiese escuchar. La verdadera revelación fue verlo en directo el mismo año que salió y acabar más asombrado que nunca, a medida que las canciones iban tomando más gravedad de lo que creía posible. Las canciones reggae y dub de Bad Brains también muestran sus mayores virtudes y emociones que, junto con sus estructuras increíblemente rápidas, me hacía llorar. Legendario.

Kilslug – Answer the Call (1986)

Este álbum está arraigado en los rincones más oscuros de mi psique y fue una de las muchas influencias que me hicieron querer empezar una banda del estilo de Eyehategod. Oscuro, bizarro y locura mentalmente perturbada de la área de Nueva Inglaterra. Progresando a través de 11 odiosos himnos ocultistas que siempre me han hecho querer incrementar los miligramos de mis antidepresivos favoritos. Desafinado, letárgico y lisérgico, como una pesadilla sonámbula psicológica convertida en música. Pon esto fuerte mientras esperas el recambio.

Black Flag – Six Pack (1981)

Innegables en su poder imparable, Black Flag cambiaron mi vida para siempre y me dieron algo concreto con lo que conectar como frustrado adolescente raro y fugitivo que escuchaba música marginal y cabreada. El 7 pulgadas de Six Pack tiene uno de mis vocalistas preferidos suyos, Dez Cadena, en las tres canciones originales, lanzadas primero en SST records. Llevando el punk rock al siguiente nivel de salvaje pesadez, esta música camina hacia sentimientos de frustración y soledad al igual que por rabia personal y amargura que me llevaron como ninguna otra banda antes de ellos. Versiones posteriores del EP incluían siete canciones extra de las sesiones con Dez como ejemplo de cómo sería un larga duración de esta versión del grupo.

Podría escribir varios ensayos sobre Black Flag y su vasta influencia e historia, así que me voy a callar ahora.

SPK – Information Overload Unit (1981) / Leichenschrei (1982) / Auto-Da-Fé (1983)

SepPuKu, también conocidos como Kolectivo Socialista de Pacientes, SoliPsik, Klínica de Cirugía de Penes,  Kontrol de Programación especial, Kontrol de Pornografía Selectiva y Korporación de Planificación de Sistemas, se descargaron en mi tronco encefálico. Las células de mi cerebro interno se conformaron con los sonidos de esta organización «korrupta» a una temprana edad. Mi cortex fue fundido en frío con una conexión inconformista con las profundidades de la solidificación a través de la adoctrinamiento mediante la ley y la terapia de choque.

Procedan con cuidado a través de la comunicación básica con el paciente número nueve. Paz a través de la enfermedad mental.

VíaRevolver
Artículo anterior«Habría sido triste para mí»: Dave Grohl explica por qué rechazó tocar para Tom Petty tras Nirvana
Artículo siguienteUna canción, una escena (V): ‘I’m Afraid of Americans’ en ‘Showgirls’

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.