Nuestra actualidad musical suele centrar su atención en las reseñas de discos o los adelantos de los mismos, de modo que, ocasionalmente, algunas destacadas canciones enclaustradas en pobres discos quedan lejos de nuestro foco de atención. Este es un breve resumen de algunos de los temas que engalanan las listas musicales de este 2014 del mejor modo posible pero que, de algún modo, están dos o tres peldaños por encima de los LP que las albergan. Desde viejos conocidos en Hipersónica hasta novedades que, de otro modo, dada el poco entusiasmo que para bien o para mal sus discos nos inspiran, no tendrían apenas espacio por aquí.

1. She Sir — Mania Mantle

https://www.youtube.com/embed/aPRqQr2V9qE

Go Guitars (2014, Shelflife), el disco debut de She Sir, cumple con el disco Shoegaze estrictamente clónico del año. No hay nada demasiado interesante más allá de ‘Mania Mantle’ — esplendoroso desarrollo final — , canción poco original y de patrones bien conocidos que, sin embargo, se ejecuta a la perfección. She Sir, al igual que otros tantos grupos semejantes a ellos, sólo aciertan a dar a la tecla adecuada una vez. Jugar con el revival es difícil.

2. Avey Tare’s Slasher Flicks — Little Fang

https://www.youtube.com/embed/D6cngTn2_NY

Avey Tare’s Slasher Flicks es la nueva aventura en la que se ha embarcado Avey Tare, miembro de Animal Collective, esta vez acompañado por Angel Deradoorian, de Dirty Projectors, y Jeremy Hyman, de Ponytail. Enter the Slasher House (2014, Domino) es, cómo decirlo, un conjunto de ideas difusas, donde la huella de Tare sólo brilla con luz propia en Little Fang, que es puro Animal Collective pasados por la balada ochentera, al estilo de Ariel Pink — te echamos de menos — .

3. Angel Olsen — Forgiven/Forgotten

https://www.youtube.com/embed/PinTAGbIsV4

Mi opinión sobre Burn Your Fire For No Witnesses (2014, Jagjaguwar), el segundo disco de Angel Olsen, es sustancialmente menos entusiasta que la vertida por Dr. Chou en su reseña. Creo que Olsen pierde muchísimo fuelle en la segunda mitad del disco, cuando se convierte en una cantautora más de guitarra y melancolía. Aquí, en ‘Forgiven/Forgotten’, entre electricidad y ruido sordo, supera en varios metros y kilómetros al tan alabado álbum de Torres el año pasado.

4. Water Liars — I Want Blood

https://www.youtube.com/embed/QeqhYKM0SIU

Compitiendo en la liga de The Walkmen y The National, Water Liars ofrecen en Water Liars (2014, Fat Possum), su tercer trabajo, una de cal y una de arena. En cada canción. De ejemplos como la elegantísima y muy sentida ‘I Want Blood’ pasan al habitual defecto de las dos bandas citadas más arriba: los medios tiempos para la edad adulta que son tan emocionalmente difusos como planos. Con todo, amantes del Pop Maduro, deberíais dar una oportunidad a Water Liars.

5. Eagulls — Possessed

https://www.youtube.com/embed/kk7gwWbvdpA

¡Post-punk! ¡Sí! ¡Más! Eagulls despertaron exactamente esos tres conceptos en mi cabeza hace un par de meses cuando nuestro proveedor oficial de grupos revival random del género, Ferraia, nos los descubrió. Los cruficiqué a la primera escucha y, a la segunda, creí haber visto reminiscencias de Holograms en ‘Possessed’ y, en general, en la recta final de Eagulls (2014, Partisan). Más ruidosos, les sienta mejor la euforia que el tenebrismo. Y, eso sí, mucho mejores que Iceage.

6. Hospitality — Rockets and Jets

https://www.youtube.com/embed/aLtWEIbNwQg

Ya hablamos del segundo disco de Hospitality tiempo atrás, contrastando las sensaciones agridulces que ofrece en proporción a su cada día más delicioso debut, uno de esos discos. Amber Papini se ha querido arrimar al hombro del Dream Pop de atmósferas un tanto oscuras y guitarras cristalinas, contraste que, a excepción de aquel disco de Deerhunter, no ha deparado sino tragedias. Trouble (2014, Merge) no se hunde por canciones como ‘Rockets and Jets’, pero es un gran “pero”.

7. Real Estate — Talking Backwards

https://www.youtube.com/embed/MgsdblVq8wo

Lo mismo podemos decir de Real Estate. Ellos venían de una cima más alta que Hospitality, Days (2012, Domino), un disco de abrumadora paz. A lomos de las mismas melodías de psicodelia amable y guitarras entrelazadas, Atlas (2014, Domino) parece haberse sumergido en discos tan flojos como el último de Ducktails o el de Alex Freeker en solitario. Mal, decepcionantes Real Estate a pesar de recuperar su mejor versión en ‘Talking Backwards’ y el verano que todos querríamos, podemos vivir.

8. Pontiak — Wildfires

https://www.youtube.com/embed/tIXhSasqc4g

Pontiak estuvieron muy cerca de entrar en nuestra lista de los mejores discos de 2012 con Echo Ono (2012, Thrill Jockey). Dos años después Innocence (2014, Thrill Jockey) nos ha dejado más sinsabores que alegrías. Paradójicamente, donde Pontiak salvan los muebles, y de qué manera, es cuando agarran la guitarra acústica y la letanía del amor perdido o del enamorado perdedor. ‘Wildfires’ está lejos de su dominante sonido Stoner, pero es su momento más inspirado.

9. The Horrors — I See You

https://www.youtube.com/embed/CN0jkdTvl9s

El adelanto de Luminous (2014, XL) puso el nivel tan, tan alto, que fácilmente podría ser la mejor canción de este año y parte del anterior. ‘I See You’ es la cima de The Horrors: si llegan más alto se han pasado el revivel Krautrock. Por fortuna o por desgracia para ellos, el resto del disco navega entre canciones que son un “sí pero”, un “bueeeeno” y un “que llegue ya ‘I See You’, por Dios”. Naturalmente que no es un mal disco: sólo un disco lejos, muy lejos de su mejor canción.

10. Total Control — Expensive Dog

https://www.youtube.com/embed/HzJrJAmQlVc

Aún no hemos hablado del nuevo disco de Total Control, el segundo en su carrera tras aquel fabuloso debut titulado del mismo modo, pero lo haremos esta misma semana. De momento, hablemos de ‘Expensive Dog’, la canción que mejor les une a su anterior trabajo y que está un peldaño por encima del aire más ligero y menos interesante de Typical System (2014, Iron Lung). Garage y Post, ambos conceptos unidos al más importante de todos: Punk. Puro Total Control.

11. Dean Wareham — I Can Only Give My All

https://www.youtube.com/embed/Xt68WQvFhh0

Pocos momentos Galaxie 500, grupo del que muchos somos fans declarados en Hipersónica, guarda Dean Wareham (2014, Sonic Cathedral), disco en solitario del otrora líder de tan magna banda. Navegando entre la psicodelia sesentera, el Slowcore y el Dream Pop menos inspirado hay poco espacio para sus progresiones de guitarras enlazadas hasta el infinito, tan deliciosas en su tiempo. ‘I Can Only Give My All’ es uno de esos respiros, redondo desde el inicio hasta el final.

Subscribe
Notify of
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments