13 excepcionales discos vanguardistas que nos ha regalado 2016

No hay comentarios


2016 saluda ya por la espalda con la sonrisa esquiva del asesino inmaculado, aquel que, con guantes de seda, ha esquivado las pesquisas policiales con éxito. Muertos Bowie o Prince, dos de los talentos más disruptivos en la historia de la música popular, pareciera un año difícil para la música vanguardista, pero tal idea tan sólo es una ilusión. Lejos de los circuitos y las tendencias masivas, este año, sí, algo estancadas (pero no tanto), la música experimental continúa ofreciendo más y más trabajos sobresalientes.

Aquí hemos aglomerado 13 trabajos absorbentes.


Aluk Todolo — Voix


Costaba imaginar un disco más completo e imaginativo que Occult Rock, aun cuando Aluk Todolo resultaran uno de los grupos más fiables de la escena experimental europea. Voix, toca asumirlo, no es superior, pero añade matices a la senda ya iniciada en aquel disco críptico que toqueteaba todos los palos imaginables, desde el Metal hasta el Drone, pasando por todas las formas de psicodelia. Voix es menos arrollador, pero más interesante e inteligente cuando Aluk Todolo vuelven a dar con la tecla adecuada.

Lo puedes escuchar aquí.


Bruxa Maria — Human Condition


Aletargado durante décadas, el Post-hardcore entró en una dinámica decadente y poco imaginativa tras el deceso generalizado de sus grandes tótems. Desde entonces, quienes se acercan a su vera lo hacen con coartadas de dudosa credibilidad que quedan demasiado grande al liviano peso de sus canciones. A Bruxa Maria le sucede exactamente lo contrario.

Human Condition, su debut, es pura violencia saltando por encima de los corsés. El dibujo de paisajes asfixiantes y frenéticos se manifiesta de forma excepcional en ‘Drunken Arab’, un tráiler estrellándose de forma obsesiva contra el cerebro. Un trabajo perturbador y adictivo.

Lo puedes escuchar aquí.


Metá Metá — MM3


Cierto es que el trío brasileño, de obligada visita para todos aquellos interesados en la fusión contemporánea de las músicas del mundo y los aires jazzísticos, no ha alcanzado en MM3 el nivel de excelencia perfeccionado en MetaL MetaL, hace cuatro años, pero sí han logrado dotar de soberbia continuidad a una carrera, hasta ahora, impoluta. Más oscuros, más retorcidos y más ensimismados, Metá Metá siguen siendo maravillosos.

Lo puedes escuchar aquí.


잠비나이 — (隱棲은서)


A Hermitage, la traducción al inglés del segundo disco de Jambinai, el fantasioso grupo surcoreano, es un viaje como pocos se han planteado este año: permanentes transiciones dinámicas, un vodevil interminable de paisajes desgastados a ratos, luminosos a otros, el disco se agarra a las lecciones mejor aprendidas del Sludge y del Post-rock para, desde el folclore surcoreano, ejecutar ocho canciones indispensables.

Lo puedes escuchar aquí.


Death Grips — Bottomless Pit


Desandado el camino de aquella supuesta ruptura que habría de acabar con el grupo más revolucionario y salvaje del Hip Hop estadounidense, creador de su propio género y líder de su propio barco, Death Grips han continuado entregando, año tras año, de forma machacona, discos que trascienden a su propio género. En Bottomless Pit, por ejemplo, se abren al oyente con una suerte de bases electrónicas blackmetalizadas de forma salvaje. Vuelven a ser un grupo demencial, otra vez, y a firmar otro trabajo excelente.

Lo puedes escuchar aquí.


The Dwarfs of East Agouza — Bes


En Bes, el debut del trío cairense The Dwarfs of East Agouza, hay evidentes resonancias de la música tradicional árabe. En los entralazados de guitarra y en los ritmos repetitivos y machacones que, ellos, en su letargo psicodélico, se los llevan a jam sessions de siete o nueve minutos, siempre instrumentales, en los que exploran toda clase de sonidos a través de sintetizadores y saxofones. Pero la base, el trantrán psicodélico, siempre está ahí, embelesante.

Lo puedes escuchar aquí.


Jute Gyte — Perdurance


La música de Jute Gyte, el proyecto pesado de Adam Kalmbach, es tan compleja en sus presupuestos de partida que el propio Kalmbach explica en bandcamp las nociones básicas compositivas que le llevan a sus trabajos. Perdurance, el sencillo publicado este año, es otro viaje alucinante a través de las esquinas más torcidas del Black Metal, repletas de microtonos y estructuras pasmosas.

Lo puedes escuchar aquí.


Shabaka and the Ancestors — Wisdom of Elders


Quien haya seguido con atención la carrera de Shabaka Hutchins encontrará poco por lo que sorprenderse en este maravilloso Wisdom of Elders, el debut de Hutchins junto a The Ancestors, repleto de elementos propios del Jazz experimental y de la música sudafricana. Aquí las canciones se alargan hacia el trance ritual, como en ‘Mzwandile’, en deconstrucciones de perfección milimétrica y, en los momentos menos tensos, en paisajes amables y excelsos.

Lo puedes escuchar aquí.


William Tyler — Modern Country


La música instrumental de William Tyler propone exactamente lo que el título de su último disco sugiere: una revisitación contemporánea y necesaria de un género, el Country, tradicionalmente anquilosado dentro de sus propios límites mentales. A Tyler no le tiembla el pulso a la hora de incorporar elementos progresivos o Post-rock, y a convertir a canciones como ‘The Great Unwind’ en maravillosas micro-explosiones de emoción rasgada.

Lo puedes escuchar aquí.


Wardruna — Runaljod — Ragnarok


El camino transitado por Wardruna, el trío noruego encabezado por Einar Selvik, desde que iniciaran su aventura temática en Runaljod (tres discos acerca de la mitología y el folclore nórdico) jamás había sido tan firme como en Ragnarok, su última entrega. Wardruna logran aquí de forma definitiva trasladar el aspecto arcaico y tradicional, pero también popular, de la música noruega a una narrativa puramente moderna y preñada de grandes momentos. Pocas canciones miran a los ojos de ‘Raido’ este año.

Lo puedes escuchar aquí.


Wacław Zimpel — Lines


Poco vamos a descubrir a estas alturas de nuestra devoción por Instant Classic, el sello polaco que lleva casi un lustro regalando los mejores trabajos vanguardistas del continente europeo. Pero la inclusión del Lines de Wacław Zimpel ha sido inesperada, precisamente, por lo poco ordinario de su música: Zimpel juega con composiciones clásicas y renacentistas a través del clarinete y o bien las deconstruye o bien las condensa en composiciones ambientales y con un profundo poso electrónico de más de diez minutos. Un regalo.

Lo puedes escuchar aquí.


Yndi Halda — Under Summer


Más de diez años después de su primer y aclamadísimo disco, Yndi Halda han regresado cual soplo de aire fresco en pleno 2016. El resultado ha sido Under Summer, un álbum que repasa lo ya aprendido por el Post-rock convencional y se lo lleva, de forma delicada, parsimoniosa y preciosa, a la música de cámara. Detalles exquisitos en cada rincón y transición, en cada sección instrumental o lírica, hacen de Under Summer un objeto de adoración.

Lo puedes escuchar aquí.


Zhrine — Unortheta


La inclusión de Naðra en nuestros discos favoritos de este año ya debería dar pista de nuestra particular devoción por el Black Metal islandés, cuya escena, a día de hoy, sólo ofrece actos fantasiosos, pero el añadido de Zhrine es más que obligado. Unortheta, su disco debut, es más heterodoxo y salvaje, por momentos, que aquellos de los ya citados o de Misþyrming, y también más audaz en sus hallazgos compositivos (aunque no siempre igual de redondo).

Lo puedes escuchar aquí.