La salud de Ozzy Osbourne está dando mucho que hablar últimamente. Tuvo que cancelar su último tour junto a Judas Priest después de una complicación tras contraer una neumonía, por la que pasó tiempo en el hospital, y en su regreso a casa sufrió una caída que agravó algunas viejas lesiones de un accidente automovilístico que tuvo en 2003.

Muchos medios al tocar la notician tornaron estas lesiones y esta enfermedad como una señal de que los días de Ozzy estaban cerca de terminarse. Por supuesto, a Sharon Osbourne no le ha gustado esta manera de tratar la situación por dichos medios, negando en el programa The Talk que su marido estuviera muriéndose y recriminando la falta de empatía de los reporteros que exageraron esta información.

Vamos, que Ozzy no está subido a un «crazy train» directo a la muerte como alguno ha llegado a titular.

Subscribe
Notify of
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments