Anuncios

Alabama Shakes — Sound & Color

Dan ganas de pasar de Sound & Color. Dan ganas de poner un enlace al segundo disco de Alabama Shakes, que lo escuchéis entero, que flipéis y emplear estas líneas en hablar de los otros Sound & Color, de los discos paralelos de la banda que están aquí pero aún no existen, que no han sido todavía pero pueden llegar a ser en cualquier momento, quizás mañana mismo. Porque qué os voy a contar yo de este disco que no podáis entender sólo con empezar a escucharlo y dejaros llevar. Es tan abrumador, tan evidentemente rotundo, que deja muy poco que decir. Lo verdaderamente interesante es imaginarse las canciones que no están, las que Alabama Shakes están a punto de hacer.

https://www.youtube.com/embed/x-5OX7CO26c

Porque si algo transmiten Alabama Shakes cuando se ríen en la cara del mero concepto del difícil segundo disco es que son una banda en absoluto estado de gracia, capaz de despertar admiración allá por donde van, de conseguir que se acerquen a sus conciertos públicos no necesariamente afines a su propuesta. Una banda capaz de tocar hoy para el presidente de los Estados Unidos y sacarse mañana la chorra lanzando una admirable colección de canciones que no parece más que una selección de todo lo que tienen que dar. Si me dices que mañana mismo sacarán otro disco con otras doce canciones al mismo nivel, me lo creo sin problemas. Así de alto vuelan, así de enorme es la cantidad de cosas que apuntan aquí.

Si me dices que mañana mismo sacarán otro disco con otras doce canciones al mismo nivel, me lo creo

El plan de ataque, después del poderío desplegado en Boys & Girls (ATO, 2012), era bastante obvio: a degüello a por el hit. No parecía haber muchas más opciones: o susto o muerte, o arrancas dándolo todo o antes de que entre la primera línea de bajo ya tienes un tipo en la puerta de casa gritándote “el primero era mejor”. Y sin embargo, ese comienzo con ‘Sound & Color’, la canción. A new world hangs outside the window / Beautiful and strange. Brittany Murphy se pone el traje de Nina Simone (ya habrá tiempo para el de Janis Joplin, hasta para el de Erykah Badu) y se permite el lujo de vacilar un poco al personal (porque puede), de soltar esas frases a las que parece que la música tiene que perseguir para no quedarse descolgada, de llenar de elegancia un disco que parecía que sólo iba a tener intensidad.

https://www.youtube.com/embed/-oib0a2_itA

No faltan, claro, los jitazos evidentes. De hecho, aquí hay tantos (desde ‘Don’t Wanna Fight’ a ‘Future People’) que sientes lástima por el pobre tipo del sello que haya tenido que escoger un single. Pero hay también una voluntad de ir más allá, de entregar canciones mientras se busca un sonido, mientras se mueven con habilidad entre el blues, el soul y la americana. Hay muchísimo en este Sound & Color y sin embargo da la sensación de que hay todavía muchísimo más por descubrir, que este grupo (al contrario de lo que pueda indicar la edad de sus componentes) no se ha vaciado con este esfuerzo, sino que en cualquier momento nos va a contraatacar con un ejército de caras b que nos va a dejar con cara de tontos.

8.8/10

Y así te quedas con el recuerdo de tormentas perfectas como ‘Gimme All Your Love’ o ‘Miss You’, pero mirando también por el rabillo del ojo, convencido de que no tardarán en aparecer otras capaces de tomar su lugar. Alabama Shakes no tienen miedo a los estribillos, ni a los retos, ni a saltarse sus propias reglas, ni a querer trascender esa etiqueta de pasatiempo revivalista que parecía destinada a asfixiarles creativamente. Están en un momento de forma simplemente insultante y ahí es cuando hay que disfrutar de los grupos. Estas canciones son buenísimas, pero imagínate las demás.

Anuncios