Anuncios

Alex Turner — Submarine EP: destacando también como crooner acústico

Estoy seguro de que puedo dejar caer unos cuantos tópicos o prejuicios sobre Alex Turner que posiblemente ya hayamos interiorizado en los últimos tiempos. Alex Turner es el mejor talento británico surgido en la última década. Como letrista, se expresa con la soltura de otros autores contemporáneos del pop británico, como Damon Albarn o Mike Skinner. El rumbo que tomen los Arctic Monkeys está supeditado a las directrices que marque Alex Turner. Alex Turner es uno de los tipos más cool del panorama musical actual.

Si ya nos ceñimos a términos más objetivables, está claro que la personalidad y el talento de Alex Turner es, además de prolífico, versátil y consistente. Desde que debutara con su grupo en 2006 con Whatever People Say I Am, That’s What I’m Not, ha desplegado por su repertorio multitud de recursos, tanto en sus cuatro discos con Arctic Monkeys, su proyecto junto a Miles Kane en The Last Shadow Puppets y, también en solitario, en este EP que sirve como banda sonora para la película Submarine.

Si a algo de lo anteriormente publicado suena este disco, es a las canciones más acústicas de Suck it and see, y a las más desnudas de The Age of The Understatement. En esta ocasión, los focos sólo necesitan iluminar una silla, en la que sólo se encuentran Alex y su guitarra acústica. En las 6 canciones (5 netas, obviando la primera pista, meramente introductoria) no destacan nada más que sus acordes y su voz. Hay mínimas percusiones (y batería en ‘Stuck on the puzzle‘) acompañando sus desarrollos, algunos punteos eléctricos para aderezar las canciones, algún tímido teclado, pero no nos distraen de lo evidente: Alex Turner puede ser un crooner perfectamente válido cuando se pone el traje.

https://www.youtube.com/embed/W-Bysb3ceR0

El aroma a romance juvenil, a furtivos besos adolescentes, a baile en pareja de domingo por la mañana tras remolonear en la cama, a mantener la mirada en las despedidas, independientemente de que precedan o procedan de broncas o de una noche de dormir abrazados. Es un romanticismo mundano, de sensibilidad cotidiana, sin sobredimensionar las emociones, manteniendo la honestidad sin necesidad de desvelar el misterio. Sobre si interpretamos este EP como válvula de escape, proyecto aislado o una colaboración puntual me parece un tema secundario, a pesar del previsible parón (?) del grupo. Prefiero destacar la maleabilidad de sus composiciones para adaptarse al lenguaje cinematográfico (dominio de las atmósferas, canciones envolventes), el crecimiento tanto como frontman de grupo de rock como storyteller, y la habilidad para elaborar canciones sofisticadas a pesar de restringir la instrumentación sin que echemos nada en falta. ¿Para todo lo demás? Esperemos a próximas referencias.

Escúchalo en | Spotify, Grooveshark

Más en Hipersónica | Alex Turner publicará su aportación a la banda sonora de Submarine >> Arctic Monkeys — Suck it and see: a Alex Turner no hay quien le tosa

Anuncios