Anuncios

Alfredo González — Dobleces: bastante más que un escritor de servilletas

Alfredo González forma parte de esa generación, hornada para ser más exactos, en la que podríamos incluir a Fabián, Manolo Tarancón o Pablo Moro. El Flaco de Turón es algo más que un escritor de servilletas y disco a disco lo ha ido demostrando.

Tímidamente despuntó en 2004 con La vida de alquiler y aquel teclista que siempre estaba a un lado del escenario dio un paso adelante y se convirtió en cantautor, cantautor rock, no nos vayamos a equivocar con la acepción.

Dudas y precipicios, el cantautor se la ha jugado en esta mano

2008 fue el año de su exposición masiva. Duda y precipicios le obligó a salir de Asturias y recogió muchas más alegrías que tristezas de la mano de varios premios, giras y presentaciones allende los mares.

https://www.youtube.com/embed/IcVnIMtONm4

Y 2012 tiene que ser el año con mayúsculas para Alfredo González, que comienza a promocionar lo que pudiera parecer una locura: su disco Dobleces que además de ser doble incluye un CD en castellano y otro en asturiano. Es todo o nada y el cantante lo sabe. ¿En tiempos de crisis quién en su sano juicio se atrevería a tamaño disparate?

Alfredo González se la ha jugado en esta mano y no me parece que ande errado. Además, las pocas, o muchas, quien sabe, copias de Dobleces van a introducir a los profanos una serie de canciones en una lengua extraña y muy musical.

https://www.youtube.com/embed/7VBNk7B1gTk

Lo que más llama la atención es la variedad estilística de estas diez canciones. En ‘Hasta las manos’, Hendrik Röver pone pedal steel y guitarras, y Miguel Herrero los metales beatlelianos que dan mucha vidilla.

Fernando Macaya tocó guitarras en ‘No era tan grave’, un tema que comienza a lo piano bar en el que Alfredo González, pianista de formación, nos toca la fibra sensible. En ese mismo formato, aunque con toque balada, escuchamos ‘Desordenados’, acaso un corte quizás autobiográfico.

‘A tiro’ quizás podría haber estado en Dudas y precipicios y en el que vemos al mejor Alfredo González. Y después llega para mí la favorita de este conjunto: ‘Como un toro indultado’. Gran melodía, gran letra, gran estribillo, gran canción, de sobresaliente.

‘La vida que esperé’ cuenta con Javi Vallina (Bueno) como invitado. Un corte melancólico, nocturno y una letra inquietante y de nuevo con una gran carga emocional. Tu droga permitida puede ser un puntazo en directo con banda.

‘Dos agujas’ vuelve al formato piano bar ahora con cuerdas. Quizás el tema más de cantautor y el primero en el que la piel se te pone de gallina con un Alfredo González cantando mejor que nunca. Cierra el CD ‘Llorándote cardos (demostración empírica del daño)’, que es una delicada miniatura de 1’57”.

El segundo CD tiene tanta chicha o más que el primero. Se abre con ‘La última fueya’, un tema muy luminoso, de nuevo con Javi Vallina como invitado, tocando ukelele. Al contrario, ‘Esperanza en formol’, tiene aire de nocturnidad, un piano que vale un potosí y una letra para leer con detenimiento porque es plenamente aprovechable, como nueve de ellas firmadas por Pablo Texón.

‘Wikileaks’ sorprenderá a más de uno al escuchar a Quique González cantar en asturiano. Un gran acierto el de Alfredo González al invitarle y no jugar a caballo ganador con este gran tema pop que parece hecho a la medida del madrileño.

‘Golpe/Silenciu’, el tema gamberro del álbum, podría haber estado firmado por Pereza, o por Leyva solo, pero no, este tema atípico con arreglos de viento-metal muy logrados. En ‘Homes borrachos’ Pablo Texón pone su voz en clave spoken word en un corte tremendísimo. Luego lo volveremos a escuchar en ‘El país de la derrota’, acaso una descarnada radiografía de su Asturias natal, o de esta España descarriada.

‘Yo, dimisión’ es para mí la sorpresa del segundo CD y mi favorita con la anterior. Gran riff de guitarra serpenteando en su minutaje, una letra noqueante y una melodía genial. ¡Bravo Alfredo!

Después, ‘Felina bipolar’, donde vuelve el viento-metal, quizás una foto de alguien familiar pero la acritud con mucho humor es evidente en su letra. En ‘Ódiote’ nos encontramos al Alfredo González en su papel de cantautor al cien por cien. Al piano nos canta una canción con cuya letra sobre un descalabro amoroso quizás alguno se sienta identificado. El texto de ‘Llueve’ lo firma Nacho Fonseca, delicado cierre con piano y voz con vocación de nana.

Sitio oficial | Alfredo González
Vídeo | YouTube, YouTube

Anuncios