Es leyenda del rock and roll la vez que Ozzy Osbourne se juntó con los de Mötley Crüe y acabó esnifando hormigas en busca de un nuevo colocón. Nuevas sensaciones. Sin embargo, hormigas parecían poco para Iggy Pop, que probó algo que le llevara al siguiente nivel.

En su paso por el programa de Jonathan Ross, fue preguntado sobre si fue cierto lo de aquella vez que puso su lengua en un enchufe. Iggy le corrigió, era «un transformador de tren eléctrico». Además, añadió que lo más loco que llegó a usar para drogarse fue fumarse una telaraña. «Por algún lado hay que empezar».

No obstante, no es algo que Pop recomiende a nadie, ya que describe la experiencia como «áspera». En cierto punto el entrevistador le preguntó si se sorprende de seguir vivo a estas alturas, pero Iggy confiesa que no, «según me comentó mi psiquiatra en los 70, tengo la habilidad de llegar hasta cierto punto y luego dar marcha atrás».

Subscribe
Notify of
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments