Anuncios

Algunos de nuestros discos favoritos de Discos Humeantes

Discos Humeantes ya es historia de la música española. Por desgracia, su final se consumó hace un puñado de semanas, tras varios años de excelente andadura editando algunos de los mejores trabajos nacionales de la primera mitad de esta década. No exageramos: sus discos siempre se colaban en nuestros recopilatorios de final de año, de un modo u otro. Discos Humeantes como casi ningún otro sello nacional durante el último lustro nos ha servido de banda sonora, de narración cotidiana de nuestros días. A gran parte del elenco de Hipersónica. Por eso, hemos decidido rendirles un pequeño homenaje hablando de algunos de nuestros discos favoritos del sello. No están todos los que son ni son todos los que están, pero sirva como despedida agridulce.

¡Adiós, amigos!

Black Gallego

Pablo Und Destruktion — Sangrín (2014)

https://bandcamp.com/EmbeddedPlayer/album=290365344/size=large/bgcol=ffffff/linkcol=0687f5/tracklist=false/artwork=small/track=3402945333/transparent=true/

Una de los motivos más grandes para agradecer a Discos Humeantes toda su enorme e incansable labor es, sin duda, darnos la oportunidad de descubrir a Pablo Und Destruktion. ¿Folk, Punk, canción de autor, Asturpsicodelia? Poco importa el género en un disco como Sangrín, dispuesto a romper cualquier barrera entre oyente y compositor. Una vez entramos en él podemos sentir como si nuestros pulmones se llenaran, nuestro corazón latiera más fuerte y nuestra mente se despejara para centrarse ante lo que suena. La vigorosa instrumentación sólo es equiparable a la presencia y la energía que transmite el propio Pablo en una colección de canciones sublimes, poderosas e inolvidables. ‘Pierde los dientes España’, ‘Por cada rayo que cae’, ‘Powder’, ‘Limonov, desde Asturias al infierno’. Así se distingue lo grande de lo genial.

Antiguo Régimen — Política de tierra quemada (2014)

https://bandcamp.com/EmbeddedPlayer/album=2792044333/size=large/bgcol=ffffff/linkcol=0687f5/tracklist=false/artwork=small/track=891043326/transparent=true/

EL revivalismo del Post-punk que importa, nada de sucedáneos, sólo puro espíritu latiendo con fuerza en cada línea de bajo, en cada riff de guitarra, en cada melodía. “Todo lo nuevo es inmoral”. Discos Humeantes también nos permitió disfrutar del primer LP de Antiguo Régimen y hay que quererles muy fuerte por ello. Un homenaje sincero al sonido de los ochenta, una buena interiorización de los cánones del género y una llevada a la práctica envidiable, con enorme manejo de la melodía. ¿Lo peor de Política de tierra quemada? No contener en su interior una composición tan fantástica y redonda como ‘Anoche escupí azul’. ¿Lo mejor? Que las canciones son estupendas e intachables, de un nivel notable.

Fantasmage — Fantasmage (2012)

https://bandcamp.com/EmbeddedPlayer/album=1572181888/size=large/bgcol=ffffff/linkcol=0687f5/tracklist=false/artwork=small/track=3101266617/transparent=true/

No hay grupo que mejor represente el espíritu del sello de hacerse imprescindible en poco tiempo y con un producto sencillo a la par que efectivo como el dúo Fantasmage. Todo nos parecía una mierda el día que anunciaron su separación. El motivo no es una nimiedad, con su primer y único disco, de título homónimo, los vigueses emergieron con una fuerza arrolladora, directa a nuestras caderas para hacernos bailar sin parar. Riffs machacones y divertidos, canciones casi clónicas pero no menos adictivas por ello. Desde que arranca ‘Vuelta a empezar’ hasta que termina ‘Vaciado’, el disco es toda una fiesta que no te cansas de poner en repeat.

Ferraia

Fasenuova — Salsa de Cuervo (2013)

https://bandcamp.com/EmbeddedPlayer/album=832573918/size=large/bgcol=ffffff/linkcol=0687f5/tracklist=false/artwork=small/track=1685800528/transparent=true/

La electrónica en Asturias lleva tiempo pronunciando su discurso propio en diferentes ramas. Y desde luego, uno de los proyectos más singulares es el del dúo Fasenuova. En Salsa de Cuervo, la simbiosis entre sus letras delirantes, a veces mirando de reojo a Esplendor Geométrico, casan a la perfección con el sonido rudimentario y experimental que escupe su teclado Korg. Y sin embargo, sin renunciar a melodías más suaves que recuerdan al Synth-pop ochentero español. El resultado, un álbum con un tremendo magnetismo, inquietante, con el que mirar otra vez como quien mira con fascinación lo desconocido. Transgresión, influencias EBM y un agujero negro alrededor suyo. Fasenuova.

Montañas — Montañas (2013)

https://bandcamp.com/EmbeddedPlayer/album=2428273680/size=large/bgcol=ffffff/linkcol=0687f5/tracklist=false/artwork=small/track=597598846/transparent=true/

Hay veces que odio la expresión “lo bueno, si breve, dos veces bueno”. Sin embargo, existen formaciones que saben sacarle todo el jugo, con canciones de poco más de un minuto, reviviendo el espíritu de los primeros Minutemen. Y eso es lo que hacen Montañas. Un álbum que debe durar ¿un cuarto de hora? y que mezcla el Folk costumbrista con un Garage, a veces melódico a veces Rock ‘n Roll, que trajo joyas como ‘El Texu de Bermigo’ o ‘Lo Dice Todo El Mundo’. Píldoras lo suficientemente largas como para albergar algo de crítica política — otra vez Minutemen — y lo suficientemente cortas como para querer saborearlas toda una eternidad. Ídolos.

Jay — Vacaciones en Vietnam (2013)

https://bandcamp.com/EmbeddedPlayer/album=913033859/size=large/bgcol=ffffff/linkcol=0687f5/tracklist=false/artwork=small/track=2329590894/transparent=true/

¿Un debutante semi desconocido disco patrio del año? Por qué no. Jay nos sorprendieron con demasiado descaro: escuchar aquél álbum con la guardia baja era como una torta inesperada con sabor a los primeros The Horrors. Con toda esa rabia Punk, canciones de reverb hasta las trancas y riffs para sacudirte el lomo adecuadamente, Jay se cascaron un debut bastante completo. Sus ritmos a quemarropa, entre el noise y ambientes muy sucios, con la voz muy al fondo, como un instrumento más, acabaron por convencernos. Y al fin este año hay nuevo LP. Pero eso es otro cantar, ahora sigamos desnucándonos con ‘Heavy Metal 4’.

Mohorte

Fabuloso Combo Espectro — Fabuloso Combo Espectro LP (2011)

https://bandcamp.com/EmbeddedPlayer/album=2827370242/size=large/bgcol=ffffff/linkcol=0687f5/tracklist=false/artwork=small/track=3102760912/transparent=true/

Es complicado encorsetar a Discos Humeantes dentro de un género concreto. Al igual que Sacred Bones, el punto en común de la mayor parte de artistas participantes en el sello tiene más que ver con una clase de sonido concreto antes que con un género específico. Tenso, con un leve toque oscuro, desenfadado, viciado. Fabuloso Combo Espectro son, en rigor, el género de Discos Humeantes, su máximo exponente. Su primer disco, Fabuloso Combo Espectro LP, continúa siendo hoy, posiblemente, la cima del sello. Post-punk de todos los colores, a ratos anclado en Gang of Four, a ratos mirando al Krautrock desde el costumbrismo más puro, siempre con un nada lateral discurso político. ‘Reingeniería aplicada a los procesos del mal’ y la gigantesca ‘Antisistema solar’ como ejemplo. ‘Perfil siniestro’ como culmen.

Image Makers — Image Makers (2012)

https://bandcamp.com/EmbeddedPlayer/album=2497281790/size=large/bgcol=ffffff/linkcol=0687f5/tracklist=false/artwork=small/track=2202999824/transparent=true/

Es una lástima que aquel fantástico primer disco de Image Makers no tuviera continuidad, porque es, de largo, uno de los discos que más me han encantado de Discos Humeantes. Influyeron factores personal — positivamente: el disco me recuerda a una época muy feliz en mi vida, me hace feliz cada vez que vuelvo a él — pero también el pulso adictivo e irresistible de canciones como ‘Al final de la noche’ o ‘Laugher’. Todo ello habida cuenta de que ignoraba de forma deliberada algunas de sus canciones, las menos Pop, las que tendían a bordear el Garage. Image Makers me cautivó allí donde se fijaba más en Guided by Voices o en el Dunedin Sound que en cualquier otro rincón. Y por ello le guardo con gratísimo recuerdo en mi memoria.

Morenas — Trio (2013)

https://bandcamp.com/EmbeddedPlayer/album=3694763903/size=large/bgcol=ffffff/linkcol=0687f5/tracklist=false/artwork=small/track=2289694091/transparent=true/

De Morenas podríamos haber escogido tanto su primer disco dentro de Discos Humeantes, Trio, como el que han lanzado este año, Tres. En esencia, son dos caras de la misma moneda: voces enviadas al fondo de las canciones, sepultadas en la mezcla por la omnipresencia de las guitarras, siempre con un fabuloso regusto a The Feelies. Melodías repetitivas, ritmos planos y un acento desmedido en la brevedad y la concisión. Es minimalismo y repetición como forma de encadenar canciones, hasta el punto de que pocas se distinguen de las otras. Trio es una nebulosa constante en la cabeza, un estado de ánimo carente de extremos, la banda sonora del dramatismo solitario, de tensión contenida, de un monólogo interno a punto de estallar en violencia.

Anuncios