Alice Cooper — Along Came A Spider

Ahí lo tenemos como si nada, cuarenta años en activo y todavía firmando muy buenos discos, algo increíble en muchos artistas y bandas consagradas que editan nuevos trabajos que podíamos calificar de gastronómicos, pues su única misión es salir de gira y engordar la caja registradora.

Con Alice Cooper y Along Came A Spider, ¡qué portada tan buena!, no tengo la sensación de que esto ocurra, aunque no vamos a negar que este disco le vuelve a dar una excusa para volver a la carretera. No hay cambios en el sonido tradicional de Cooper, ni queríamos que los hubiera, aquí hay rock y hard rock setentero destinado a sus seguidores como en sus anteriores entregas, Brutal Planet y Dragontown.

En su vigesimoquinto álbum Alice Cooper se ha liado la manta a la cabeza para contar en él en primera persona la historia de un psycokiller que envuelve a sus víctimas, ocho en total, a las que les quita una parte de su cuerpo en una tela de araña, una temática que le pega más que a ningún otro artista.

https://www.youtube.com/embed/PpdirBJx_9g

Así, en este disco conceptual, que retorna a la época Welcome To My Nightmare si bien remozando su sonido, Cooper firma una serie de temas que deberán ser fijos en el repertorio de sus nuevos conciertos. Me refiero al single ‘Vengeance is mine’, con la guitarra invitada de Slash, y ‘Catch me if you can’.

Además hacen este disco imprescindible para los seguidores del artista temas como ‘I’m hungry’, ‘In touch with your feminine side’ y ‘I know where you live’, dos cortes totalmente de hard setentero, y las baladas ‘Salvation’ y ‘Killed by love’, que no debemos de olvidar que también son una especialidad de Cooper. La colaboración de Ozzy Osbourne, que toca la armónica en ‘Wake the dead’, es puramente anecdótica.

Anuncios