Alt-J es uno de esos grupos que parece haber recorrido un largo camino ya, por mucho que This is All Yours (2014, Infectious), sea todavía su segundo disco. Un debut con tanto revuelo y ríos de tinta corridos en prensa especializada, el protagonizado por An Awesome Wave, les sirvió para garantizarse una prolífera carrera futura (llevarte el Mercury Prize es como tener una casa con la hipoteca ya finiquitada, a partir de ahí, a vivir), pero también para ganarse no pocos detractores. No parece que This is All Yours vaya a bajar de la burra ni a unos ni a otros.

Hasta ahora, resultaba enormemente complicado hacerse una idea de lo que sería en un futuro, ya presente, This is All Yours. Los adelantos de ‘Hunger of the Pine’ y, posteriormente, de ‘Left Hand Free’ distaban estilísticamente tanto el uno del otro que podrían haber sido firmados por bandas distintas perfectamente. Entre los samplers de Miley Cyrus y el ritmo añejo y rock orgánico de ‘Left Hand Free’ distaban varias galaxias sonoras. Sin embargo, a pesar de que el eclecticismo excesivo en el conjunto de un disco para mí es un factor en contra, ambas canciones resultaban igualmente atractivas a su manera. Principalmente la segunda.

Entonces, ¿Alt-J dejarían atrás ese sonido experimental de An Awesome Wave para abrazar un rollo que los hiciese queridos por el público cercano al mainstream? Repetir con Charlie Andrew como productor no hacía pensar en que esa hipótesis fuese a tener mucho valor, pero la respuesta sólo la encontramos ahora. En la línea por la que discurre el discurso de This is All Yours, muy análoga a su debut. El sophomore ha salido parecido al hermano mayor, a pesar de esos intentos de jugar al despiste. Las aguas están en el cauce esperado desde el inicio de ‘Intro’. Aquí, los que habían albergado la esperanza de que Alt-J se hubiesen vuelto locos y ponerlo todo patas arriba encuentran el momento oportuno para abandonar el barco.

Los que no lo hagamos, encontraremos un trabajo muy interesante, pero no exento de varios tropiezos importantes. De subidas y bajadas incluso dentro del mismo tema (ese cambio de registro en ‘Nara’, con el momento en el que la voz de Joe Newman se queda casi sola, casi arruina lo que hasta ahí era un tema estupendo). Tras las dudas de ‘Arrival in Nara’, un tema ciertamente flojo nada más empezar, y que hace temer lo peor, lo cierto es que This is All Yours retoma el vuelo con eficacia, encadenando varios temas de factura impecable hasta ese corte que supone ‘Garden of England’, absolutamente anodino. ‘Nara’, ‘Every Other Freckle’ y la ya comentada ‘Left Hand Free’ pujan con fuerza, y no solo están al nivel del debut, si no que puede que incluso algo por encima.

7.1/10

Y justo en la parte en la que Miley Cyrus aparece en la vida de Alt-J, cuando, en realidad, se ponen más intimistas. Al principio un intimismo muy mal entendido. ‘Choice Kingdom’ no arranca ni con una traca de petardos. Es cierto que no busca la inmediatez, pero su atractivo acaba siendo nulo, ideal para pasarla de largo en futuras escuchas. Mejores prestaciones para el single de presentación (sí, lo siento, a mí me gusta mucho), y para ‘The Gospel of John Hurt’ que mejoran con mucho al resto de temas que componen esta fase final de This is All Yours.

Subscribe
Notify of
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments