Amaral han dejado de lado a EMI para apostar por la autoedición en su nuevo disco, Hacia Lo Salvaje. Como siempre, las declaraciones se han sucedido para ir anticipando el lanzamiento. La mayoría de las que provenían del dúo afianzaban una apuesta por un sonido más próximo al rock, a la guitarra desnuda y a las bases rítmicas potentes.

Nada de eso es algo precisamente ajeno a Amaral, y no hace falta retraernos a los comienzos para darnos cuenta de que siempre han coqueteado con el rock más que con el pop. Ya lo hicieron en Gato Negro, Dragón Rojo, desde el inicio con ‘Kamikaze’ hasta ‘Las Puertas Del Infierno’, uno de los más redondos del álbum. A pesar de lo bajo de las ventas de este trabajo, no era difícil encontrar canciones que engancharan, adherentes, sin necesidad de entrar en si tiraban más hacia lo indie o a la radiofórmula, un debate que con Hacia Lo Salvaje se ha reavivado y al que no termino de verle la necesidad.

Ser uno mismo no siempre es divertido

Siempre he asociado el que cuando una banda decide, por motivos propios o ajenos, dedicarse a la autoedición y crear su propio sello discográfico, con una libertad mayor que la que imponen las grandes compañías de la industria, más preocupadas en la mayoría de los casos de rentabilizar su inversión que de procurar un trabajo de calidad. Esto, unido a las declaraciones de Amaral, me hicieron esperar un trabajo más arriesgado, más liberado del constreñimiento del que pone el dinero, un sonido más propio e identificativo.

Esto es parcialmente cierto. Amaral ha afinado su sonido y se ha ido más al rock, se han olvidado casi por completo de crear temas que puedan sonar en las emisoras comerciales con el único fin de conquistar los números uno de ventas. Se nota cierta despreocupación por gustar, llegar al gran público y más por sentirse orgullosos de lo que hacen y satisfechos de su tarea.

Ahora bien, por muy loable que sea todo esto, que lo es, Hacia Lo Salvaje carece de temas que arrasen a la primera como sí tenía su anterior trabajo, “fracaso” incluido. Su apertura con el tema homónimo es el punto más alto del disco — y ese pequeño homenaje a Massiel en la voz de Eva es total -, quizá sólo correspondido por el cuarto corte, ‘Esperando Un Resplandor‘.

https://www.youtube.com/embed/HH4tFrp1NVs

Eva sigue teniendo una voz espectacular que en directo te pone la piel de gallina, y en los medios tiempos consigue conquistar. Si bien a los cortes más crudos les falta ese punto pegajoso que engancha y que te hace meterlo en la lista de reproducción del MP3, sus hermanos pequeños en lo que a ritmo se refiere cubren con creces estas “carencias”, por decirlo de alguna manera.

Amaral han pecado en muchas ocasiones de dramatismo, algo que por desgracia aquí no han perdido por completo, pero en temas como ‘Olvido‘ reducen la marcha al mínimo, se pasan al lado más realista y sincero, y aunque todavía se siente cierto barniz del exceso, es lo bastante tenue como para pasar desapercibido.

https://www.youtube.com/embed/GGMJFdUhNQIhttps://www.youtube.com/embed/tugx1yIUTak

Subscribe
Notify of
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments