Anuncios

Amy Winehouse, repasamos su discografía: te equivocaste, eras muy buena

Lo suyo era la crónica de una muerte anunciada, pero a pesar de ello la noticia del fallecimiento de Amy Winehouse nos ha dejado a todos en estado de shock. Con 27 años, los mismos que Janis Joplin, Kurt Cobain, Jimi Hendrix, Jim Morrison y Brian Jones cuando murieron e igual de mito que todos ellos a partir de ahora.

La prensa rosa, la que nunca se ha preocupado por la calidad de nuestros músicos, siempre ha tenido mucha carnaza en ella y, seguramente, tampoco tenga intención de dejarla en paz una vez enterrada. Nosotros no vamos a caer en el error de alabar a un artista sólo por el hecho de que haya muerto joven, simplemente vamos a repasar su corta, pero intensa, carrera musical y que cada uno saque sus propias conclusiones. Yo os adelanto que pienso que no ha tenido tiempo a cometer un resbalón, musicalmente hablando, ya ha patinado bastante en los demás aspectos de su vida.

Es fácil imaginarse a Amy como esa niña rebelde de los suburbios de Londres colgada por la música desde muy pequeña (a ver cuanto tardamos en ver su biopic). Con 10 años ya jugaba a tener su propia banda de rap Sweet ’n’ Sour y con 15 se pateba los pubs de Camden Town para actuar en directo. Nos cuentan la típica historia de que alguien hace llegar una demo suya a un productor y este enseguida se da cuenta de que allí hay soul y, por lo tanto, negocio. Esto último se puede inventar, lo primero sólo está en unos pocos privilegiados y creo que no hay la menor duda de que Amy era uno de ellos.

Frank: su debut que descubrimos después

Sinceramente, no recuerdo si descubrí a Amy Winehouse con su segundo disco, como la gran mayoría, o la conocí en su debut en 2003, Frank. Lo cierto es que antes o después de Back To Black se hizo indispensable acercarse a su disco más jazzístico. Envuelto en esa atmósfera negra de los años cincuenta y totalmente alejado de la música comercial, la voz de Amy está cargada de tanto sentimiento que es imposible que no te emocione.

El disco, cuyo título es un homenaje a Frank Sinatra, contiene 13 temas (más dos escondidos tras el último corte: ‘Brother‘ y ‘Mr. Magic‘, ) y todas las canciones fueron coescritas por Winehouse excepto dos versiones: ‘Moody’s Mood for Love / Teo Licks‘ y ‘(There Is) No Greater Love‘. La crítica enseguida se rindió a los pies de esta impresionante voz con tintes clásicos y la convertieron en la nueva diva del R&B. El álbum consiguió ser disco de platino en su país de origen, estuvo nominado a los BRIT Awards y los Permios Mercury (aunque se fue con las manos vacías) y Amy hizo su primera aparición en el Festival de Glastonbury de 2004 sin tan siquiera ser cabeza de cartel. Era simplemente el inicio de la leyenda que estaba por llegar, un debut excepcional.

Back to Black: regreso al soul

https://www.youtube.com/embed/POtAhh7E9f8

Las cifras ya no tienen nada que ver con las de su primer disco, consigue vender 15 millones de copias, pasando a ocupar el puesto 28 en el ranking de discos más vendidos de todos los tiempos. Esta vez se llevó 5 Grammys de la edición 2008 y para entender el fenómeno musical en el que se ha convertido basta con echar un vistazo a su reaparición en Glastonbury de 2007 y 2008 y compararlas con la de hace tres o cuatro años.

https://www.youtube.com/embed/I9mw492VXvE

Sus letras son tan desgarradoras como su propia vida y son las encargadas de contextualizar el soul en nuestros días, al fin y al cabo nuestras torturas internas no han variado demasiado en todos estos años, sólo la forma de contarlo. Ya en lo más alto se hacia necesario un tercer disco pero este se retrasaba una y otra vez y no terminaba de llegar. Había demasiado dinero en juego y nadie estaba dispuesto a que la música de Amy Winehouse se estrellara, ella ya lo había hecho definitivamente hace tiempo.

https://www.youtube.com/embed/oWkmfbdiaLY

Más en Hipersónica | Todo sobre Amy Winehouse

Anuncios