Anuncios

Andrés Calamaro — Bohemio

“Portada de Calamaro — Bohemio” src=”http://img.hipersonica.com/2013/12/650_1000_andres-calamaro-bohemio.jpg” class=”centro” />Hay regresos más esperados que otros según el nivel de ruido del que vengan acompañados, bien propiciados por los propios artistas o simplemente por las circunstancias. En el caso de Andrés Calamaro, si se permite el símil futbolístico, el entorno es casi más importante que el propio partido (en este caso, discográfico). Te guste o no, vas a escuchar hablar de él, pero no necesariamente de su obra.

Bohemio es su nuevo regreso. Porque han hecho falta varios años de idas y venidas para volver a escuchar a uno de los mejores calamaros: el creador de canciones. Después de sus incursiones en el tango, reggae, hip-hop, cumbia, balada, mash-ups, paternidad y demás estilos musicales, Calamaro volvió a su senda. Se le reconoce (y aprecia) la labor de investigación, tantos años dando vueltas a sí mismo, pero casi se agradece en parte esa cercanía musical con obras cumbre como Honestidad Brutal o un sonido en ocasiones “Rodríguez”.

https://www.youtube.com/embed/D0yxAGyL3V4

Empieza con ‘Belgrano’ un homenaje al histórico Luis Alberto Spinetta, como epicentro de un disco que no llega a ser brillante por falta de fuerza en algunos momentos. Pero ya desde el principio se nota que el ex Abuelo Cachorro López está de portero, intentando encajar el menor número de goles posibles.

En busca del tiempo perdido

Decía Jaime Urrutia que el argentino era, cuando quería, uno de los mejores compositores de canciones en español. Y es cuando más cerca está de sí mismo, buscando en sus adentros, el momento en el que es capaz de dar todo de sí. A pesar de que en esta ocasión no alcance todo su esplendor debido a algunos altibajos y cortes más que prescindibles, los síntomas de recuperación del salmón son bastante esperanzadores, ‘Tantas veces’, ‘Dentro de una canción’ son versos musicalizados de un nivel inexistente en los últimos años; o con el recuerdo de los amigos ausentes (pero siempre presentes) como en ‘Nacimos para correr’, donde la maestría de Julián Kanevsky nos hace volver a soñar.

https://www.youtube.com/embed/http://youtu.be/TxGN9P72Mlg

Pero lo mejor de este Bohemio está en el principio y en el final. A la ya mencionada ‘Belgrano’ se le antepone ‘Doce pasos’, que da lugar al reencuentro del porteño con Marcelo El Cuino Scornik (precisamente autor de algunos de los himnos de la obra del ex Rodríguez, como ‘Estadio Azteca’ o ‘El Salmón’). Doce pasos para rehabilitarse y recuperar a su público. Aunque ya superó los cincuenta, pero le queda cuerda para rato. O eso ansiamos los que siempre le esperamos, en cada letra y en la barra del Palentino los sábados por la mañana.

Andrés Calamaro — Bohemio

Cualquier fan de Calamaro se puede sentir contento a medias. Bohemio no es EL gran disco, pero sí es mejor que sus últimas apariciones. Hay esperanza para que vuelva la estrella de rock argentino, las grandes canciones, la comunión con su público, pero depende tanto de él…

* 01. Belgrano
* 02. Cuando no estás 
* 03. Tantas veces
* 04. Rehenes
* 05. Nacimos para correr
* 06. Bohemio
* 07. Plástico fino
* 08. Inexplicable
* 09. Dentro de una canción
* 10. Doce pasos

Lo mejor

Lo peor

Anuncios