“Antony and The Johnsons” src=”http://img.hipersonica.com/2012/07/Antony-and-The-Johnsons.jpg" class=”centro” />

El de Antony and The Johnsons era uno de esos grandes conciertos que todavía tenía pendiente. Tampoco es que Antony Hegarty haga muchas apariciones en nuestro país, por lo que no podía escapar la oportunidad de acercarme, emocionado, hasta el Jazzaldia de Donosti, donde ya estuvo en 2005 cuando era prácticamente un desconocido.

Esta vez sin The Johnsons, acompañado en el escenario por los 40 músicos de la orquesta sinfónica Et Incarnatus vestidos de blanco y él completamente de negro, hasta el punto de que apenas le vimos la cara en todo su actuación y lo único que adivinamos fue su silueta envuelta en una túnica, su melena… pero en el momento en el que escuchas su voz no hay duda de que es él.

“Antony and The Johnsons Donosti” src=”http://img.hipersonica.com/2012/07/Antony-and-The-Johnsons-Don.jpg" class=”centro” />

Arrancó con ‘Rapture’, de su primer disco homónimo, ante un Kursaal repleto y en completo silencio, en cuyo ambiente se respiraba mucho nerviosismo y emoción. Su voz, como siempre, impresionante pero el estar acompañado de tanta instrumentación (aunque en todo momento se mostraron comedidos para no robar protagonismo a la verdadera estrella de la noche) en vez de sumar, personalmente, creo que restó.

De los 100 minutos que duró el concierto y los dieciséis temas que interpretó, me quedo con su primer bis en el que le escuchamos únicamente a él tocando al piano ‘Hope There’s Someone’ ¿Se necesita adornarla más? Los pelos de punta.

Tenía la tarde parlanchina y soltó un par de largos discursos a favor del ecologismo y de la influencia que la mujer debería tener en el mundo para que todo funcionara mejor. Se trata de su monólogo ‘Future Feminism’, pequeño mitin de ocho minutos, que a mí se me hicieron larguísimos, y que estará incluido como segundo track de su próximo disco en directo.

Se puso de rodillas ante la orquesta agradeciendo su participación, recibió varios ramos de flores y en medio de ‘Cut The World’, la única canción inédita que además da nombre al nuevo disco, decidió que algo sonaba mal, la cortó y vuelta a empezar. Creo que a todos los asistentes nos estaba sonando fenomenal.

“Antony and The Johnsons Donosti 2” src=”http://img.hipersonica.com/2012/07/Antony-and-The-Johnsons-2.jpg" class=”centro” />

No se olvidó de ‘Kiss my name’, ‘Another world’, la versión de Beyonce ‘Crazy in Love’, ‘Cripple and the Starfish’ de su debut, ‘For Today I Am A Boy’’, ‘I Fell In Love With A Dead Boy’, ‘Ghost’ y ‘Swanlights’ de su último disco hasta la fecha y las muy celebradas ‘Epilepsy is Dancing’ y ‘You are my sister’ por ser dos de las más conocidas.

No voy a decir que Antony and The Johnsons me haya dejado de gustar, ni mucho menos, pero sí confieso que ya no consigo emocionarme con él como con sus dos primeros discos. Su próximo lanzamiento, con versiones orquestadas de sus cuatros discos no despierta en mi la más mínima curiosidad y por ese mismo motivo creo que me equivoqué de gira.

“ocho con seis” src=”http://img.hipersonica.com/2012/07/ochoconseis.jpg" class=”derecha” />¿Mal? No, para nada, pero estaba convencido de que el día que le tuviera cantando delante mío se me escaparía una lagrimilla por la mejilla y para nada. Él solo con su voz y un piano tiene mucha más fuerza que todos los instrumentos del mundo tocando a la vez. Aquí se convirtieron en los 40 ladrones (en este caso de protagonismo y emoción) del cuento de Alí Babá. Una vez más, menos es mucho más.

 

 

Subscribe
Notify of
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments