Antony and The Johnsons — Swanlights: el listón baja algunos centímetros

No creo que nadie a estas alturas de la carrera cada vez más mediática de Antony and The Johnsons, hoy cerró el Telediario de la 1, hubiese pensado que el esperadísimo Swanlights subiera el listón respecto a The Crying Light y, especialmente, sobre I Am a Bird Now, aquel álbum que le convirtió primero en un must y luego en un artista a seguir.

Sinceramente, Swanlights baja el listón algunos centímetros respecto a la anterior entrega y bastantes más respecto al citado must. A pesar de esto, un disco de Antony and The Johnsons es un disco de Antony and The Johnsons y está muy por encima de la media del pop indie internacional, entendido como aquél cuyos artistas pueden ocupar la portada del Rock de Lux.

Y eso no es poco, el proyecto vital de Antony Hegarty puede parecer pretencioso, excesivo, ponedle los adjetivos que queráis, pero si una vez sus canciones te tocaron la fibra sensible siempre te la volverán a tocar. No le pido más a Antony and The Johnsons si en una misma referencia consigue atraparme con canciones como la ya conocida por sus directos ‘Everything is New’, ‘Ghost’ o ‘Christina’s Farm’, por poner tan solo tres ejemplos.

Swanlights no es un disco de sobresaliente pero sí se merece un siete como la copa de un pino; y eso en mi pueblo es un notable, que no es una calificación a la que muchos discos publicados em 2010 hayan podido aspirar.

Swanlights, ni tan excepcional era antaño ni tan mediocre es ahora

Los terrenos por lo que transitan Antony and The Johnsons ya los ha desbrozado hace tiempo, ¿y qué? Es su cuarto álbum y están tan bien posicionado que, pasado ‘ese momento en que hablan todos de tí’, las aguas han vuelto a su cauce y ni era tan excepcional antaño ni es tan mediocre ahora.

Incluso se puede permitir, como antes hizo con Lou Reed, Rufus Wainwright o Boy George, firmar una colaboración con Björk, que canta en islandés, y salir indemne musicalmente hablando. ‘Flétta’ se llama el tema y tanto uno como la otra me siguen pareciendo seres de otra galaxia. ¿Acaso lo seré yo también?

Y en esta osadía que es editar un nuevo álbum sin haber transcurrido dos años, Swanlights lo podemos encontrar en varios formatos, incluido esos bonitos vinilos que tanto Secretly Canadian, su discográfica norteamericana, como la británica Rough Trade (a España nos llega a través de Popstock), pero yo me quedo con la edición que Abrams Image ha impreso. Un libro, que además de llevar el CD, incluye 144 páginas con dibujos, collages, fotografías y textos del propio artista. Un souvenir que se descatalogará en menos de lo que canta un gallo.

7/10

Antes, no cité el single ‘Thank You For Your Love’, ese single de adelanto que da una imagen equivocada de lo que vendrá después. Aquí los Antony and The Johnsons más luminosos, optimistas e incluso líricos, salen a flote como el periscopio de un submarino más oscuro, más negro que el carbón. El Antony blues, soul, cantautor excesivo ahora acompañado por más elemento y también el atrevido con las estructuras como en el tema que da título al álbum, ‘Swanlights’ (YouTube), que me parece, por cierto, un tema sobresaliente. Y Mr. Hegarty ya prepara una ópera con la artista performativa Marina Abramovic de la que os informaremos en breve.

Sitio oficial | Antony and The Johnsons

Anuncios