La cata de vino, así como los aromas que este desprende (desde frutas del bosque, hasta cuero viejo) son bastante conocidos por todos nosotros, sin embargo, la cerveza siempre a sido la “hermana fea” e infravalorada y a la que nadie le prestaba demasiada atención excepto para refrescarse el gaznate.

Pero los tiempos cambian, y los maestros cerveceros cada vez se esfuerzan más por darnos caldos únicos y con mayor complejidad aromática (me viene a la cabeza Damm Inedit, de Ferran Adriá). Tenemos que admitirlo, la cerveza, mal que nos pese a algunos, se está imponiendo también en cenas y comidas, tanto que cada vez es más importante saber maridarla y por supuesto, catarla.

Es por esto, que el Kit de aromas me parece tan interesante, trece tarros de aróma de diferentes lúpulos que junto con una mini guía de catas, una tabla de colores e incluso un bote de granos de café que nos ayudará a “limpiar la nariz”, con el que nos convertiremos en grandes expertos o al menos, aprenderemos a disfrutar y valorar más el “dorado elemento”.

Más información | Homewetbar

Subscribe
Notify of
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments