Australian Blonde en Oviedo (Teatro Filarmónica, 23–11–2010): revisitando los clásicos

Australian Blonde juegan desde hace tiempo en otra liga. Estar en un período de letargo propiciado por la dedicación de sus componentes a otros menesteres musicales les ha quitado presión de tener que sacar un disco cada dos años, presentarlo, girar con él y vuelta otra vez a la rueda.

Ahora, el cuarteto se reúne cuando le parece o cuando la llamada de un bolo es suficientemente jugosa como para poder permitir los desplazamientos de sus componentes, lo que ocurrió en el concierto del pasado martes en Oviedo.

No importa que les falten horas de ensayo, ese repertorio se lo saben de memoria y una mirada, un guiño es suficiente para saber por dónde ir. Por eso ver una vez más sobre el escenario a Australian Blonde no era como para perdérselo.

Hacía al menos ocho años que no actuaban en la capital del Principado. Su última visita fue un concierto en La Santa Sebe durante la presentación de Lay it on the Line y desde entonces ya ha llovido.

Tal y como dijo el bueno de Fran Fernández al comienzo del recital éste iba a ser un recorrido por su carrera y así fue: 19 temas y poco más unos setenta minutos bastaron para que el cuarteto mostrara sus cartas.

Y no estuvieron solos. Era un martes, a las 20.00 horas, una hora muy poco apta para el pop, pero casi lograron llenar el patio de butacas del Teatro Filarmónica, escenario en este día del ciclo Música del siglo XX de la Obra Social y Cultural de Cajastur.

Cayó ‘Chup chup’, claro que sí, el grupo no reniega de su ‘one hit wonder’, pero éste llegaría al final. Antes se dedicaron a picar de adelante a atrás en sus discos, de esa preciosidad titulada ‘Control’, tema de su álbum Canciones de amor y gratitud (Astro Discos, 2004) a ‘Here I Come’ de Extra (RCA, 1998).

En ese recorrido pudimos ver los cambios estilísticos de la banda gijonesa. De estar plenamente influenciados por bandas como los Lemonheads de Evan Dando, el tema ‘Extra’, a practicar un pop refinado que recoge la herencia de los Beach Boys como en ‘Happy Here’ o ‘When I Look Back’.

Hay cortes suyos que todavía siguen siendo contagiosos: ‘Chance’, ‘Cool Dive’, ‘Cosmic’ o ‘Seaside’, y que sigan recuperando momentos de aquel Momento (Astro Discos, 2000), valga la redundancia, el álbum que hicieron a medias con Steve Wynn: ‘The Last Gone Standing’, ‘Black is Black’ o ‘Carnaval’, dice mucho de ellos.

El bis no se hizo esperar Chup Chup sonó sin el halo estelar que tenía, ya han pasado muchos años para bajarla del pedestal, y ‘I Want You’ fue un cierre entre una furia eléctrica comandada por Paco Loco, que es un poco el J Mascis del indie estatal, un maestro.

Más en Hipersónica | Australian Blonde
Fotografías | Víctor Rodríguez

Anuncios