Aunque la temporada festivalera no ha concluido (quedan todavía algunas citas destacadas, como el Sonorama, el DCode, el Kutxa Kultur Festibala o el propio Monkey Week), la Asociación de Promotores Musicales (APM) ya ha hecho su balance de la temporada de festivales de este año. Carlos Espinosa, vocal de la Asociación, ha declarado a Efe que el balance de la temporada es “positivo”, a pesar de ese 21% de IVA que sigue siendo uno de los caballos de batalla del sector.

No disponemos de un informe completo, pero sí hemos podido conocer varios datos interesantes. Por ejemplo, que el festival con mayor número de asistentes vuelve a ser (cosa que a menudo se nos olvida) el Arenal Sound, con 250.000, aunque baja respecto a los 280.000 del año pasado. Su fórmula de playa, fiesta y precios ajustados dirigida principalmente a un público joven parece que se mantiene imabatible. Aparte de ellos, en el lado positivo, ganan público el Primavera Sound (190.000 asistentes frente a los 170.000 del año pasado) y el Bilbao BBK Live, que agotó todo tipo de entradas y alcanza este año por primera vez los 120.000 asistentes. Se mantienen el Low Festival (75.000) y el incombustible Viña Rock, con nada menos que 200.000. Cabe destacar también el buen dato del último Rototom, que entra en este análisis con la notable cifra de 240.000 asistentes, aunque hay que tener en cuenta que todas estos datos se refieren al acumulado de todas las jornadas y en el caso del festival de reggae de Benicàssim eso implica abarcar hasta ocho días.

Destacan entre las malas noticias el FIB, que ha caído este año hasta los 120.000 asistentes, lo que signfica que ha perdido 80.000 en cuatro años (en 2011 estaba en los 200.000). Caen también el SOS 4.8 de Murcia (70.000 en 2014 frente a 90.000 en 2013) y el Sónar de Barcelona (110.000 espectadores, 11.000 menos que en 2013, aunque bate récord en los conciertos diurnos, con 52.000 asistentes).

Los datos son escasos y hay que sacarlos de aquí y allá, pero parece que en general el panorama de festivales en España es tremendamente desigual: tanto dentro de los grandes eventos como de las pequeñas citas, hay gente haciendo bien su trabajo, mientras que otros están en medio de un cierto declive y hasta hemos visto calamidades como el Jiwapop de Montcada i Reixac, cancelado y con sus organizadores en la ruina incapaces de devolver el dinero de las entradas. A menudo hablamos de burbuja y nos quejamos de lo clónicos que resultan los carteles, pero parece difícil hacer un diagnóstico general del sector, al menos a la vista de los datos que se han hecho públicos.

Vía | EFE

Festivales 2014 en Hipersónica

Subscribe
Notify of
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments