No les falta mucho para cumplir cincuenta primaveras pero siguen hechos unos chavales. A las pruebas me remito: su concierto duró dos horas y veinte minutos, de los que una hora y cincuenta fueron sin parar. Barricada ha cumplido veinticinco años en activo y, salvo Barón Rojo y Seguridad Social, ninguna otra banda puede ofrecer un currículo similar.

Barricada volvía al circuito de salas después de haber estado apartado de él un tiempo en beneficio de grandes festivales, pabellones y plazas de toros. Ese cuarto de siglo en los escenarios lo celebraron con Latidos y mordiscos, un doble álbum en directo que incluía dos conciertos acústico y eléctrico en el Teatro Gayarre y el Pabellón Anaitasuna de Pamplona.

Un repaso similar a sus grandes y pequeños éxitos fue el que hicieron en la Sala Albéniz de Gijón. El cuarteto navarro no tenía la obligación de defender un nuevo disco de estudio y por ello planteó un repertorio que picó en toda su discografía, de Noche de rock and roll a Hombre mate hombre.

Entre el público había desde adolescentes, ahora peinan canas, que se compraron aquel primer álbum en 1983 a jóvenes veinteañeros que descubrieron a Barricada a mediados de los noventa. Todos ellos unidos por unas canciones que ya forman parte del inconsciente colectivo, s éxitos del rock urbano español que no han envejecido como El Drogas, Boni y Alfredo Piedrafita, que desde hace un tiempo están acompañados a la batería por Ibón Sagarna.

Que su primera época es la preferida por el público y por la banda es obvio. Retrocediendo en el pasado hubo temas de sus cinco primeros discos, para muchos los mejores; de Noche de rock and roll: Esta es una noche de rock and roll, Esperando en un billar, Dímelo otra vez y En la silla eléctrica, con la que abrieron el primer bis; de Barrio conflictivo: Mañana será igual, Pon esa música de nuevo y Lentejuelas.

De No hay tegua: Juegos ocultos, Okupación, Písale y, en el segundo bis, causaron un torbellino Contra la pared y el tema que da título al álbum; de No sé que hacer contigo: el tema titular, A toda velocidad, Tentando a la suerte y ese himno popular que es Todos mirando; y de Rojo: Abrir y cerrar, Tiempos que arden, Tan fácil, Bajo control y Animal caliente, uno de las favoritas de su parroquia que cerró la primera parte del recital.

En blanco y negro puso fin a un concierto en el que los más entregados aún pedían más pero tal derroche de facultades era difícil de superar.

Sitio oficial | Barricada

Subscribe
Notify of
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments