Anuncios

Basia Bulat — Good Advice

¿Cuántos discos han nacido después de un momento tan lleno de tópicos como lo es el final de una relación amorosa? Hacer canciones está sin duda entre las mil y una formas de enfrentarse a una ruptura. Vuelve. O mejor no lo hagas. Qué más me da ya. Porque para muchos la única respuesta a un corazón roto está en los acordes menores. Y sin darte cuenta, cuanto más triste eres, más vida desprendes.

Fuegos artificiales, angustia y una bola de discoteca

Esto le ha pasado a Basia Bulat. La canadiense acaba de publicar su cuarto álbum de estudio, Good Advice (Secret City Records, 2016) bajo la producción del líder de My Morning Jacket, Jim James. Con el sonido más liberado que ha sido capaz de crear hasta la fecha, las canciones de este disco se sienten más vivas que nunca. El suave y lento sonido acústico que la había acompañado en sus trabajos anteriores, se ha transformado ahora en brillantes temas de pop, alimentados paradójicamente por el dolor y los remordimientos causados por una ruptura sentimental. Alejarse del sufrimiento cantando al deseo y las ganas. La mejor redención.

https://www.youtube.com/embed/AH6Vm_-z9GY

Las letras te invitan a fruncir el ceño, pero las melodías solo quieren que tu cabeza y tu cuerpo se balanceen de una forma alegre y relajada

Apoyada en la guitarra eléctrica, los tambores y el órgano, Basia Bulat mezcla las formas más clásicas de las composiciones folk que hasta ahora dominaba, con los sonidos del góspel, del soul o del country. Vierte en poco más de 40 minutos su mezcla particular, el pop más sincero, ese que mejor define a un corazón roto. Porque solo algo tan simple como el pop, puede expresar sin necesidad de detalles, declaraciones tan grandes como esos sentimientos. Come back or don’t, but turn me down. Don’t waste my time pretending love is somewhere else.

https://www.youtube.com/embed/w5tswghHDrU

7.1/10

Teclados burbujeantes, muchos coros, estribillos en los que no cabe el mal humor. Las letras te invitan a fruncir el ceño, pero las melodías solo quieren que tu cabeza y tu cuerpo se balanceen de una forma alegre y relajada. Y así, la angustia se funde entre las ganas de bailar y las chispas de alegría ante todo lo nuevo. Come back or don’t. Qué más me da ya. ‘La La Lie’, a modo de catarsis, inicia el álbum de forma contundente. ‘Long Goodbay’ e ‘Infamous’ son sus mejores muestras de pop bailable y desenfado. Bulat suena atormentada en ‘In the Name Of’, conmovedora en la preciosa balada que es ‘Fool’ y cierra el ciclo encontrando la calma envuelta entre los acordes del órgano en ‘The Garden’ y ’Someday Soon’.

Anuncios