Anuncios

Bastille — Bad Blood: quien mucho abarca, poco aprieta

Bastille es un proyecto musical que tiene ya más de tres años a sus espaldas. Lo que comenzara como proyecto en solitario de Dan Smith, un londinense agraciado con una buena y camaleónica voz, ha ido creciendo hasta convertirse en un cuarteto, dejando a su paso durante este tiempo un reguero de EPs que culminaba este mismo año en la publicación de Bad Blood, el largo que sirve como debut a la banda.

El resto lo ha dado la industria británica, que se empeña en encumbrar proyectos que tantas veces son mucho menos transcendentes de lo que las listas de ventas nos quieren hacer ver.

Porque ante todo, hay que reconocer que en su país, el Reino Unido, Bastille se han convertido en todo un fenómeno y ahora están empezando a asomar su patita por debajo de las puertas de otros muchos países, como es el caso del nuestro.

Bastille, un poco de esto, un poco de aquello…

Pero, ¿tienen Bastille algo que no hayamos oído ya? ¿Es realmente merecido el éxito de ventas que han obtenido en UK? Pues sí y no; pero sobre todo, lo que no tienen es un carácter muy definido, habiendo tomado prestadas unas cuantas señas de identidad de otros proyectos similares.

Sin ir más lejos, una de las bandas que se me viene a la cabeza al pensar en estos cuatro chicos es Fun. Aunque los neoyorquinos de Nate Ruess pueden presumir mucho más de identidad propia y de la voz de éste.

Tampoco faltan en las referencias un proyecto bastante similar, como es el de Imagine Dragons, también cuarteto, de estilo muy parecido e incluso con voces no muy diferentes, aunque de Las Vegas y con la ventaja de haber golpeado primero.

https://www.youtube.com/embed/F90Cw4l-8NY

Si queréis, incluso podemos pensar en OneRepublic y Ryan Tedder, que destaca más a la hora de componer, aunque se pasea por los mismos terrenos del pop-rock independiente, de instrumentos convencionales ligeramente aderezados por complementos electrónicos, si bien estos otros americanos se han dejado muy atrás ya el carácter indie de los otros referentes.

Hay incluso elementos folkies de gente como Arcade Fire o himnos para grandes estadios como los de tantas bandas más que asentadas en el éxito hoy día.

Así pues, el público que se marcan como objetivo Bastille es muy difuso y en su saco cabe prácticamente cualquiera. Lo cual no quiere decir que todo lo que quieren abarcar lo hagan con buena nota, sobre todo porque su música no suena a nada nuevo y tiene un poco de todo esto y de algunos otros.

https://www.youtube.com/embed/fK3fVJtFTh0

Bad Blood, esquivando las letras típicas

Donde si gana de calle a muchas de las bandas de pretensiones independientes que pululan por esas listas, es en el tono épico y culto de sus letras y de sus títulos, repletas de referencias. Bastille no son la típica banda de “chico conoce a chica y se enamora”; “chica deja a chico y este llora en su habitación” o “esta noche nos vamos a correr la madre de todas las juergas”.

No hay más que darse un paseo por los títulos de los doce temas que componen Bad Blood para ver que hay trasfondo e incluso preocupación social, desde la Pompeya reducida a cenizas por el Vesubio hasta Ícaro cayendo al mar con sus alas de cera derretidas por el sol, pasando por iconos más contemporáneos como el de la Laura Palmer de Twin Peaks.

Así, entre referencias, ritmos bailables, baladas atmosféricas y melancólicas y medios tiempos entre el sol y la sombra, y con la cambiante voz de Smith como conductora, discurre Bad Blood durante los doce cortes de que consta.

De ellos, el tema que estos momentos desempeña el papel de single, ‘Pompeii’, es posiblemente la mejor elección posible entre lo que ofrece el álbum para abrirles puertas, y resumir su esencia; un tema con aspiraciones a himno, con refilones electrónicos, de pop pegadizo, con un eh, eh-oh-eh-oh para hacer coros en los conciertos, la muestra de lo poco convencional de la voz de Smith y, por supuesto, con una letra que nos habla de Pompeya y, en lugar de lo que se perdió allí, de volver a empezar después de perderlo todo… Todo un ejemplo, sí.

https://www.youtube.com/embed/1E36WU9Wzf4

Y si hay otro corte capaz de disputarle el honor de ser tema de cabecera del disco, es el movido ‘The Weight Of Living Part II’, que aunque con ese título podría hacernos pensar en la crisis que asola Europa, nos habla más bien de crecer, de hacerse mayores, de nuestra expectativas en la vida, y de sentirse sobrepasado, aplastado por la realidad, aunque, lejos de hacerlo en un tono sombrío, es quizás la canción más alegre y bailable del álbum que, además han conseguido colar en la BSO de la edición de este año del videojuego FIFA.

Los medios tiempos y las baladas se escudan en el piano, dejando en un segundo plano la programación, que, no obstante sigue ahí. Y son esos momentos los que probablemente recuerden más a OneRepublic, como se puede escuchar en ‘Overjoyed’ o ‘Daniel In The Den’.

These Streets’ o, sobre todo ‘Flaws’ son quizás la prueba de lo cerca que está el sonido Bastille del sonido Fun. Sólo hay que sacar la voz de Smith para poner la de Ruess y podrían pasar por canciones de los americanos.

6/10

En resumen, la música de Bastille es sin duda predecible; lo que a muchos les estará pareciendo algo nuevo o fresco no es más que un pastiche de lo que otros han hecho ya, y no hace mucho. Desde los falsetes a la mezcla del piano con la electrónica, y la percusión de aires tribales, pasando por los coros de un par de sílabas para causar estragos en grandes conciertos, todo está visto, o escuchado más bien, ya.

Es algo típico del Reino Unido y de su crítica: vendernos como algo novedoso, un mero “más de lo mismo”; aunque no hay que obviar que tiene su mérito. Destacar en las listas de ventas entre Guettas y similares no está al alcance de cualquiera.

Es más, no negaré que preferiría ver a 100 Bastille’s en las listas de venta españolas en lugar de un sólo Pablo Alborán o Estopa, que prefiero las canciones de Bad Blood, naturales, sin artificios electrónicos, en lugar de todos los vocoders a los que nos somete la radio fórmula hoy día, pero esta es nuestra idiosincrasia, y con ella nos toca lidiar aquí.

Bad Blood, Tracklist:

  1. Pompeii
  2. Things We Lost In The Fire
  3. Bad Blood
  4. Overjoyed
  5. These Streets
  6. Weight of Living, Pt. II
  7. Icarus
  8. Oblivion
  9. Flaws
  10. Daniel in the Den
  11. Laura Palmer
  12. Get Home
Anuncios