Eso, eso, a vivir la vida y si es dentro de un festival mucho mejor. Que ganas había de BBK Live, hasta 37.500 subieron ayer al monte Kobetas batiendo todos los records y colapsándolo todo. Colas interminables en los buses, sin cobertura en los móviles y de madrugada, ya de vuelta a casa, sin metro ni taxis, pero con dos pies que hoy tengo destrozados.

Pero un festival sin party no es nada y ayer parecía que no llegaba. Quien nos iba a decir que tendría que apareceer una señora, que podría ser nuestra madre, para ponernos a todos a bailar. ¡Viva la Debbie!

Russian Red

Propongo que el año que viene el BBK Live comience a lo bestia con los Chemical Brothers, nunca había visto tanta gente tan pronto y la pobre Lourdes Hernández tampoco podía hacer mucho para animar al personal. La ví totalmente desubicada, ella mismo afirmó que nunca habían tocado en un escenario tan grande ante tanta gente, y, sinceramente, lo de Russian Red no es para un festival.

Acompañada de cuatro músicos trajeados (uno de ellos Charly Bautista) repasó los éxitos de I love Your Glasses y Fuerteventura que sonaron exactamente igual que los discos, pero allí nadie se movía. Hay que reconocer que la chica tiene voz, pero es un poco sosita. No, nadie le gritó nada por ser de derechas y sí, lo de la foto es un condón. (7)

The Twilight Singers

El público más pureta del festival se acercó hasta las primeras filas para ver a Greg Dulli con su banda The Twilight Singers, algún adolescente también aunque sólo fuera para hablar. Más de un bostezo en un concierto de rock que hubiera pegado más en el Azkena que en el BBk Live, como pasó el año pasado con Jeff Tweedy.

Sólo por ver de nuevo al líder de The Afghan Whigs con su aspecto chulesco a lo Sergi López y deleitarnos con su voz ya mereció la pena, pero allí seguíamos sin movernos. Entre canción y canción coló algún fragmento de The Beatles, de ‘The Wall‘ e incluso el ‘Everlasting Love‘ y fueron precisamente esos los momentos más animados. Junto a Mark Lanegan como Gutter Twins hubiera molado más (7,5)

Beady Eye

Lo de Beady Eye demuestra que en el rock somos tan gilipollas como en el futbol cuando hoy perdemos el culo por ese jugador de nuestro equipo y pasamos a odiarle el día que se cambia de camiseta. Si son cuatro de los miembros de Oasis deberíamos alabarles como aquella gran banda de britpop, pero es que falta Noel y sin él tienen prohibido tocar una sóla de sus anteriores canciones.

Un repaso completo a los trece cortes de Different Gear, Still Speeding, un disco demasiado forzado que puede gustar más o menos pero nunca entusiasmar. Liam Gallagher se pasó todo el concierto en la misma pose, inclinando ligeramente las rodillas y la cabeza para atrás y el comentario más escuchado fue “qué bueno está“, para que a continuación te suelten un “lo siento, solo parlo italiano“. (8)

Blondie

La reina absoluta de la noche fue Debbie Harry a quien Mario Vaquerizo en primera fila no paraba de comparar con su querida Alaska. Es como nuestra Karina a lo bestia, con sus 66 años recién cumplidos no cuenta con la belleza ni la voz de sus años jóvenes y ayer vestida completamente de naranja butano parecía una parodia de Carlos Latre en Guantánamo. Pero se lo perdonamos todo porque por fin nos hizo bailar.

Bueno, no paramos y es que volver a escuchar todos los hitazos de Blondie y que en medio te suelte el ‘Fight For Your Right (To Party)’ de los Beastie Boys no tiene precio. A ver quien supera ese momentazo en lo que queda de festival. (9)

Coldplay

Iba convencido de que saldría de allí convertido en un fan de Coldplay y han conseguido el efecto contrario. De verdad que no consigo entender por qué estos cuatro tíos han llegado tan lejos. Me parece una banda de lo más normal con cuatro discos que tampoco son para tirar cohetes y que en directo resultó de lo más soso que he conocido en el mainstream.

Lo suyo fue como esa celebración por mayoría aplastante de ese partido político con el que no comulgas, muchas manos levantadas coreando las canciones pero tampoco os penséis que en las primeras filas la peña se volvía muy loca. Hubo fuegos artificiales al comienzo del concierto, confeti con forma de mariposa, globos de colores y láser y en eso se quedó el espectáculo. Lo de su ‘Ritmo de la noche‘ parece una broma. Ahora el que bostezo soy yo, mientras jugaba a nombres de bandas que podían estar tocando aquí ahora por el mismo caché. (6)

Crystal Castles

Pero para tomadura de pelo lo de Crystal Castles. Como cuando en el coche de tu padre se rallaba la cinta y a pesar de todo tú te empeñabas en torturarles y seguir cantando. Hubo hasta quien pensó que eran tan modernos que era así, que lo de que Alice Glass berreara ante el mirco y no se oyera nada estaba calculado. Y precisamente eso es lo grave, que hace unos días en el dcode les pasó exactamente lo mismo.

https://www.youtube.com/embed/VfP8h-2RzeE

Subscribe
Notify of
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments