“BBK Live 2013” src=”http://img.hipersonica.com/2013/07/650_1000_BBK LIVE.jpg” class=”centro” />

Sábado, sabadete, cualquiera se va a un festivalete. La avalancha de chavalada que acudió al BBK Live a ver a Green Day, alguna custodiada por sus padres, convirtieron la tercera jornada del festival en la más concurrida y, por la composición del cartel, en la más festiva, pero también en la más desigual demográficamente.

[Nota del editor: el autor de esta crónica es Javimetal. Finalmente su búsqueda del legendario Wi-Fi vasco resultó infructuosa, pero Hipersónica ha logrado verificar su identidad y confirmar que sigue vivo. Que no os engañe el hecho de que incluso otorgue una nota inferior a cinco: lo del “sábado, sabadete” es una prueba irrefutable de que se trata de él.]

The Hives

Lex Hives (2012) era un disco tan mediocre e inofensivo que parece que nos habíamos olvidado de los suecos. Que pasase desapercibido fue un favor para el grupo, que pese a que dejó caer algunas canciones, consiguieron, con su manera de plantear su actuación, que pasásemos por alto este paso fallido y que nos divirtiésemos con lo que nos tienen acostumbrados: guitarrazos, coros, saltos, singalongs, palmas y, en general, cualquier participación por parte del público, pero, y esto es lo importante, sin interrumpir las canciones; sólo como introducción. Probablemente sus canciones pasan más desapercibidas de lo que deberían (y tienen un buen puñado de singles detrás que se lamentan de permanecer en un segundo plano), pero, conscientes de que el público venía mayoritariamente a otra cosa (sobre todo, Green Day y, en menor medida, Vampire Weekend), consiguieron meter en el espectáculo a todos los que estábamos allí. Chapurreando español y con una banda siempre engrasada, como manera para dar el pistoletazo de salida se me ocurren pocas mejores. (7,5)

Delorentos

Como interludio entre grandes nombres del escenario grande, el nulo interés por la propuesta de Fermín Muguruza y el declive creativo y la antipatía que me despierta cada vez más Sr. Chinarro, la opción del grupo irlandés con nombre de marca blanca de los locales Delorean, era la que menos pereza me despertaba en ese momento. Sin lograr una actuación colosal, desplegaron sus virtudes pero sin excesivo lucimiento. No se diferencian entr lo trillado del estilo que practican de multitud de propuestas, pero dejaron muestras de que, entre el rock electrónico de baile, son elegantes, pero en ningún caso brillantes. Se agradece el esfuerzo, pero intrascendentes. (5)

Vampire Weekend

“Vampire Weekend” src=”http://img.hipersonica.com/2013/07/Vampire Weekend.jpg” class=”centro” />

El grupo que había que ver en el festival porque llegaban en el momento adecuado: creciendo paulatinamente álbum a álbum (musical y comercialmente), sabiendo esquivar las espirales de las tendencias y la sobreexposición, y habiendo presentado hace poco el fantástico Modern Vampires of the City. Un disco que mostraron de manera discreta, reservándolo para el meollo de la actuación, como si no quisieran exponer su atmósfera en el ambiente festivo del festival. Desde que arrancaron con ‘Cousins’ hasta que se despidieron con ‘Walcott’, fueron sirviendo en bandeja de plata muestras de que no sólo saben seleccionar los ingredientes, sino que también tienen imaginación y mano para cocinarlos y presentarlos. Sin embargo, no sé si les ha faltado volumen (especialmente a la voz de Ezra, que debería haber sido más protagonista) o es que han resultado más tibios de lo esperado, pero el plato debería ser servido a la temperatura adecuada, aunque uno disfrute de los platos cuando ya se han enfriado. (8)

Twin Shadow

“Twin Shadow” src=”http://img.hipersonica.com/2013/07/Twin Shadow.jpg” class=”centro” />

Solapándose con la primera mitad del concierto de Green Day, una minoría nos acercamos a comprobar cómo el mayor vigor y la calidez que desprende Confess respecto a Forget se trasladaba también al directo en la interpretación de los temas de ambos álbumes. En formato cuarteto, la fuerza y las tonalidades que exhibía George intentaban disimular que estabas bailando hortera pero irresistible synth pop ochentero y arrancaban la mínima rabia que uno puede sacar bailando, lleve o no chaqueta con hombreras. Fantástica demostración de cómo explotar la nostalgia adolescente pasando por el filtro de los arreglos pop de Michael Jackson la parte más amable de TV On The Radio. Y con humor: “toda la gente guapa estáis aquí mientras la fea está viendo a Green Day”. (8,5)

Green Day

Claro que entrar a valorar media actuación es un error de planteamiento porque no permite acertar con la perspectiva adecuada de todo el concierto, pero con la hora final creo que tengo suficiente para decir que, con ellos, no tengo claro si primero ha sido el huevo o la gallina. ¿Gustan sólo a adolescentes por lo que hacen o hacen lo que hacen para gustarles? ¿Es realmente necesario llenar tu actuación de payasadas — y ésta es la diferencia con The Hives — convirtiendo cada tema en una eternidad? ¿No está el grupo un poco mayor para disparar agua o papel higiénico al público? ¿Hace falta que Billie Joe Armstrong haga una carantoña o prolongue con un riff cada canción del concierto? Y, por si eso fuera poco, ¿quién es el responsable de que el sonido de un grupo con al menos dos guitarras de manera permanente sea muchas veces tan caótico que apenas se escuchen? Puedo entender que los chavales sean impresionables, o que los padres de éstos que ya eran fans hace 20 años puedan perdonar esta parafernalia como parte del espectáculo, pero que el entretenimiento principal deje de ser el musical es preocupante, sobre todo por el buen puñado de canciones que tiene el grupo para lucir en directo. De los muchos minutos de actuación (pero pocas canciones interpretadas), rescato ‘Minority’ y el principio de los bises con ‘American Idiot’ y ‘Jesus of Suburbia’. Fastidia que sean tan excesivos en lo extramusical y que perviertan el “posible primer concierto de rock” de cualquier adolescente menor de edad y se lo pinten como si lo secundario fuese la música. (3)

Fotos | Musicsnapper & Tom Hagen

Más en Hipersónica | BBK Live 2013 (jueves): lo difícil era llegar, BBK Live 2013 (viernes): hasta el chaparrón para hacer sentir a los británicos como en casa