Beady Eye — Different Gear, Still Speeding: ¿dónde ponemos la nota de corte?

Esta noche, con todo vendido, el nuevo grupo de Liam Gallagher llega a España para pasarle la prueba del algodón en La Riviera (Madrid) a su disco de debut, Different Gear, Still Speeding. Y, a medida que avance esta gira, ir liberando el peso que está recayendo en su espalda a propósito del primer disco tras la separación de Oasis, con la inevitable comparación con la banda materna. Estoy convencido de que este disco persigue la liberación, romper las cadenas que los condenan a vivir a la sombra del talento de Noel Gallagher, y lo que él significaba en Oasis. Por ello, han decidido prescindir de la épica o la sofisticada consistencia de aquellos discos, para entregar un disco aseado, liviano, y en el que la falta de pretensiones reduce su trascendencia, pero hace mucho más agradable la escucha de 13 temas que conforman un álbum decente, que no estaba tan claro que pudiesen conseguir.

Lo primero que sorprende, positivamente, es la confianza con lo que afrontan esta nueva etapa, donde generalmente mantienen el nivel de las canciones que Liam, Gem y Andy aportaban a Oasis, y, en ocasiones, las mejoran. A ello contribuye una inteligente producción de Steve Lillywhite, capaz de enriquecer las canciones sin saturarlas, manteniendo una ligereza de agradecer, lubricando un sonido como quizá sitúa el álbum en algún punto común entre la música de Stereophonics (sobre todo), de Charlatans y los discos más pop de Manic Street Preachers (en menor medida).

 

Lo que más se agradece del álbum es, sobre todo, la seguridad que se encarga de demostrar durante todo el álbum Liam Gallagher, con una voz que, aunque no llega a sus cotas altas de los 90, suena agresiva, ambiciosa y desafiante, dejando destellos del frontman magnético que nos fascinaba con su pronunciación tosca, de la ‘rock & roll star’ de su generación, que convierte a ‘Four letter word‘ en una tremenda demostración de instinto, garra y energía.

https://www.youtube.com/embed/DkU_rAzdlKkhttps://www.youtube.com/embed/pcOJu0g8dbwhttps://www.youtube.com/embed/HfdYY1Iundo

Si tenemos en cuenta el pasado de sus músicos, defrauda que se mantengan en sus influencias en vez de intentar dar un paso adelante, y que el álbum se quede en un digno álbum de una banda veterana con nuevo nombre. Si interpretamos el disco como un debut, podríamos decir que sería otra prometedora apuesta británica de 2011 intentando recuperar algo del aura del britpop al que seguir la pista a pesar de que se trataría de un revival de lo que sonaba hace menos de 20 años. Descontextualizando, a pesar de las ganas que muchos les tenían de que fracasasen, el resultado es un disco notable, que rejuvenece a sus cuarentones miembros, que recupera algunas cualidades que creíamos olvidadas (la voz desafiante de Liam, un buen catálogo de riffs sobre baterías contundentes, la arrogancia como expresión del entusiasmo, cierto espíritu salvaje) y que nos hace albergar esperanzas en el futuro del grupo. A ver si la separación va a resultar beneficioso a ambas partes…

Escúchalo en | Spotify, Deezer

Más en Hipersónica | ‘The Roller’: Beady Eye también hace baladas lennonianas >> ‘Four letter word’: Beady Eye siguen levantando expectación con su nuevo single

Anuncios