Todos los géneros cuentan con esa clase de artistas que rompen fronteras, siendo capaces de gustar incluso a quienes no son aficionados a dicho estilo. Nadie podrá negar que Beastie Boys son ese referente para el hip-hop, el grupo que es capaz de poner de acuerdo a seguidores y detractores de la rima a base de álbumes adictivos, rabiosamente efectivos y únicos en todas sus facetas.

Mantener la frescura cuando llevas un cuarto de siglo con el micro en la mano no es fácil, pero ese es el punto que diferencia a los grandes del resto. Con Hot Sauce Committee Pt. 2 (no busquéis la primera parte porque por ahora no existe, ellos son así), el trío pone fin a un periodo particularmente difícil, pues durante estos años Adam Yauch ha tenido que enfrentarse a la terrible lucha que supone el cáncer. Vencido el demonio, es hora de volver a disfrutar.

En su último asalto a la tienda de discos, bautizado The Mix-Up, tuvieron la osadía de marcarse un trabajo enteramente instrumental con unos resultados sorprendentemente positivos. Cuatro años después de tan majadera maravilla, los neoyorquinos retoman su fórmula habitual, ésa que parece no desgastarse por más tiempo que lleven usándola, y con la que vuelven a brindarnos un álbum de escucha obligatoria.

Que sea divertido no lo hace menos meritorio

https://www.youtube.com/embed/WdgLMslbDuY

Muchas veces tendemos a infravalorar la música divertida, considerándola menos digna o elaborada que la triste. Beastie Boys nos demuestran una vez más lo errado de ese pensamiento, pues su último disco viene plagado de canciones irresistiblemente jocosas, pero con las que vuelven a hacer del cachondeo un arte tan meritorio como el más lacrimógeno de los dramas.

Si buscáis algo nuevo por su parte en Hot Sauce Committe Part. 2 andáis muy equivocados, pues nada de lo que muestran aquí difiere de lo mostrado en sus siete discos previos. Variedad en las bases, guasa en las letras y algún que otro invitado bien traído para aportar una nota de color adicional. Si algo funciona…

La mezcla de géneros con el rap como eje central se vuelve a hacer patente, dando cabida al rock (‘Say it’, ‘Lee Majors Comes Again’), al reggae (‘Don’t Play No Game That I Can’t Win’) o a su eternamente reverenciado funk (‘Funky Donkey’). Tampoco se olvidan de su último esfuerzo y nos ofrecen la rimbombante ‘Multilateral Nuclear Disarmament’ como representante instrumental. Tanta variedad está bastante bien llevada, y a pesar de los constantes cambios de registro consiguen que sus señas de identidad se mantengan por encima de los vaivenes.

Beastie Boys, esos viejos marchosos

https://www.youtube.com/embed/sfVqHwjvOsI

Con dieciséis cortes, que en la práctica se convierten en trece temas si descontamos interludios y la prescindible pista final, los cuarenta y cuatro minutos de álbum están bastante bien medidos. La dosis exacta de Beastie Boys que necesitábamos después de tantos años de dudas y retrasos. Temas como los anteriormente mencionados, junto a otros como ‘Too Many Rappers’ o ‘Here’s a Little Something for Ya’, demuestran que a pesar de la edad este trío calavera todavía tiene mucha marcha en las venas y ganas de contagiarnos con ella.

No todo el álbum es igual de brillante, y cortes como ‘Nonstop Disco Powerpack’ o la experimental ‘Tadlock’s Glasses’ pueden despertar algún bostezo. Pero el daño que hacen al conjunto no es tanto como para impedir que Hot Sauce Committee Pt. 2 se gane meritoriamente su puesto en la discografía del grupo, y de paso también en nuestras colecciones particulares. Da igual si te gusta el hip-hop o si eres incapaz de citar un solo rapero; lo de Beastie Boys es de interés público.

Escúchalo | Spotify
En Hipersónica | Beastie Boys muestran ‘Tadlock’s Glasses’, otro tema de su nuevo disco, Beastie Boys en toda su salsa con ‘Make Some Noise’, primer single de su nuevo disco

Subscribe
Notify of
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments