I saw the virgin’s cunt spawning forth the snake
I witnessed tribes ov Judah reduced to ruin
I watched disciples twelve dissolved by flame
Looked down on son ov god snuffed in vain.

La primera estrofa de ‘Blow Your Trumpets Gabriel’, tema que abre The Satanist, el nuevo disco de Behemoth, no deja ningún resquicio para no afirmar que vuelven con los mismos presupuestos blasfemos, anticristianos y oscuros que les recordábamos. Hay quien opina que Evangelion, su última entrega de estudio, no fue tan flojo como se comenta, pero en esta ocasión la banda polaca parece que ha facturado una obra casi redonda.

The Satanist, una obra casi redonda de blackened death metal

Nergal está pletórico en su regreso una vez superado su leucemia y solventados los asuntos legales que le mantuvieron ocupado una temporada. Él mismo condensó en una frase que es lo que encontraremos en The Satanist:

Es muy atmosférico y emocional. Piensa en Burzum cruzado con New Order y Killing Joke.

La verdad es que estas nueve canciones sitúan a Behemoth en un lugar llamado blackened death metal. Se trata de canciones intensísimas con una apabullante instrumentación, acaso un batería mucho más técnico hubiera sacado más brillo a este nuevo material, que por otra parte para mí tanto en el aspecto instrumental como en el lírico me llevan a afirmar que éste sea el mejor trabajo del grupo.

Nergal y su grimorio anticristiano

La religión católica es el potro de tortura de Nergal, un compositor que en el pasado había acudido a otras creencias tanto de occidente como de oriente. Ahora, ha escrito, espoleado por su experiencia cercana a la muerte, un agrio grimorio con referencias constantes al Antiguo y al Nuevo Testamento, y menciones expresas o no sobre Lucifer.

‘Blow Your Trumpets Gabriel’ fue el single de adelanto, publicado en un EP previo limitado a dos mil copias, la mitad en vinilo de 180 gramos de color negro y la otra mitad en vinilo blanco, ambas en carpeta abierta firmadas por el grupo y numeradas a mano. Aquí iban dos temas inéditos, la versión de ‘Ludzie Wschodu’, de Siekiera, que se encuentra en las ediciones australiana y japonesa, y ‘If I Were Cain’.

‘Blow Your Trumpets Gabriel’ tiene ADN de esta banda; se trata de un corte con mucho de ritual, ritmo acompasado, cuasi procesional, y una carga épica y dramática enorme, acorde con la letra de la canción. El coro, las líneas de teclado que llaman al apocalipsis, esa oscuridad implícita y la sensación de ambiente enrarecido están conseguidísimos. Es un buen resumen de lo que vendrá después.

En ‘Furor Divinus’ Nergal habla de Abraham e Isaac, también de Getsemaní, el lugar en el que la Biblia dice que arrestaron a Jesús de Nazareth. La frase “fuck and reset the world” es un ataque directo a las tres religiones: cristiana, judía y musulmana, culpables de los males de este mundo. El tema es atropelladamente pesado, en el buen sentido de la palabra, tocado a uña de caballo en clave old school, agónico y denso.

‘Messe Noire’ incrementa la sensación de que las letras de The Satanist son todo un ataque directo a los fundamentos del Cristianismo. Aparecen menciones a Satán, al Anticristo y a la Gran Puta de Babilonia, textos que no tienes desperdicio alguno. Este corte sirve de enlace para ‘Ora Pro Nobis Lucifer’, el único tema totalmente death metal de los nueve, aunque hay un velado homenaje a Marduk. Los teclados amplifican esa sensación épica que inunda la canción.

La ira de Behemoth contra la Iglesia Católica vuelve a aparecer en The Satanist

‘Amen’ lleva una letra que parece ser una traslación satánica del Ave María y este blackened death de Behemoth explota con unas dinámicas superheavies. Los últimos cuarenta segundos del tema son toda una agonía black.

‘The Satanist’ es el tema que da título al disco. Los blast beats bajan de intensidad pero esa sensación de ambiente enrarecido, putrefacto y hediondo está muy presente. El solo de guitarra de Seth en la segunda parte, llevado al límite durante casi un minuto, es excelente.

‘Ben Sahar no saca de esa pesadilla para meternos en otra con la misma mala leche que hemos apreciado desde el principio. Esos coros en el último tercio de la canción le dan el toque perverso que necesitaba.

https://www.youtube.com/watch?v=5X6RP51bWCU

‘In The Absence Ov Light’ contiene un pasaje en spoken word extraido de la obra The Marriage, de Witold Gombrowicz. Behemoth lo han aderezado con guitarra acústica y saxofón; el resto de la canción es una lección de black/death a la manera en que tan bien lo saben hacer los polacos.

Finalmente, The Satanist se cierra con ‘O Father O Satan O Sun!’. La intro es muy sinfónica, con un cadencia superépica, coros excesivos y un homenaje a la Bestia, Satán o Lucifer a la que Nergal se ha referido durante todo el disco. Y su desarrollo es menos opresivo que el de los otros ocho temas.

8.9/10

Behemoth — The Satanist

Nergal vuelve al frente de Behemoth con un disco en el que centra su ira contra la religión católica en la que se crió en su Polonia natal. The Satanist es un disco excesivo como era de esperar, tanto como que el pintor y ocultista ruso Denis Forkas empleó la propia sangre del vocalista para la portada, más brillante instrumentalmente que los anteriores de la banda, repleto de atmósferas enrarecidas y con un tracklist en el que no se echa nada de menos. Es blackened death metal, metal extremo que no disfrutábamos tanto desde los tiempos gloriosos de Immortal o Marduk.

Lo mejor

  • Un arte gráfico excelso
  • La instrumentación al servicio de la lírica
  • Las letras blasfemas de Nergal
  • Los coros, los solos de guitarra y teclados tenebrosos

Lo peor

  • Hace falta ser un experto en Teología para comprenderlo
  • Pero experto, experto
  • Que no haya quien diga que no es su obra más excelsa

Behemoth — The Satanist en Hipersónica

Subscribe
Notify of
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments