Después de los desgraciados incidentes del Loveparade de Duisburg este mes de julio, parece que los alemanes, como es lógico, han cogido cierto respeto a los megaeventos de esas características.

Si este fin de semana se celebraba el Berlin Festival, en uno los hangares del aeropuerto de Tempelhof, con un cartel de los que causan envidia a cualquier aficionado a la música electrónica, con gente como Fatboy Slim, Hot Chip, LCD Soundsystem, 2Many Djs, Caribou o Tricky, entre otros muchos, la noticia no ha sido la calidad del festival, sino su suspensión, en plena celebración del evento.

Durante las actuaciones de Fatboy Slim y 2Many Djs, los encargados de la seguridad del evento, junto con la policía de Berlin decidieron, tras el final de las actuaciones en los escenarios principales, que se estaba aglomerando demasiada gente en el transito a otros escenarios y que el resultado podía ser igual de desastroso que el de Duisburg.

Eso sucedía el viernes, mientras que el cartel para el sábado quedaba recortado en horas y en actuaciones. Se agradece la preocupación por los asistentes, pero cabe preguntarse: ¿es que estas cosas no se prevén realmente antes de organizar un evento? Todos sabemos como funciona un evento de estas dimensiones sin ser organizadores, y, aunque no queramos ser conscientes, sabemos los riesgos que entrañan, así que, ¿no deberían saberlo también los organizadores y tener más que previstas todo tipo de situaciones negativas? Lo que es peor; ¿en manos de quién nos ponemos cuando acudimos a la celebración de eventos de esta magnitud, e incluso más pequeños?

No quiero ser malpensado y dedicarme a la demagogia barata, pero, ¿es que al final sólo importa llenarse el bolsillo de dinero o qué? Si una empresa dedicada a la organización de eventos no está preparada para garantizar la seguridad de miles y miles de personas, mejor que se dedique a otra cosa. Sólo hay que pensar en los protocolos de seguridad de los aviones, en los que viajan cantidades ínfimas de personas si las comparamos con las que pueden acudir a uno de estos macrofestivales. Si para menos de 500 personas se ponen en práctica tales medidas de seguridad, ¿por qué no se tiene el mismo cuidado para 20 o 30 mil personas? Simplemente, si no está todo estudiado al detalle, no se debería conceder ningún tipo de permiso para celebrar festival alguno. ¿Qué opináis vosotros?

Vía | Clubbingspain
En Noctamina | Sobre el trágico Love Parade 2010
Sitio oficial | berlinfestival.de

Subscribe
Notify of
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments