¿Por qué necesita Bethany Consentino, Best Coast, crecer? ¿Y hasta qué punto quienes aplaudieron su hinchadísimo Crazy For You como buen disco de cantautora indie con sentimientos le van a seguir en este camino en el que de, por ejemplo, el atractivo sonido de ‘Angsty’ no queda nada, ni el recuerdo? Best Coast, que tanto jugó al indie lo-fi como escudo de moda, en The Only Place ha decidido que los que molan son Fleetwood Mac. (Y nada más decirlo, empiezan a morirse; lo tuyo es ojo, Beth)

Best Coast: renunciar al ideal es sencillo porque no crees en nada

Cuando un grupo lo-fi dice que quiere crecer significa, habitualmente, que van a dejar de lado el ruido y abrazar producciones más puras. En realidad, el camino del crecimiento sería más lógico si se pusiesen cerriles y de la baja fidelidad pasasen directamente al desastre sonoro: hay que mantenerse cabezón, la madurez no implica perder ideales y hacer canciones que suenen bien aun sonando mal es uno bueno.

Claro, que para eso hay que creer en ese ideal. Best Coast nunca han sido, precisamente, Guided By Voices: había mucha pose detrás de su abrazo del tigre al ruido y al zumbido. Sus singles, con canciones hipersaturadas como ‘Something In The Way’, tenían mucho más de estético que de ético, aun a riesgo de que diciendo esto me creáis el nuevo Ignatius J. Reilly.

The Only Place hace que caigan rápidamente las caretas que pudieran quedar para el que aún no se hubiese enterado. Se esfuerza en sonar MUY bien y da gusto oír el disco en cosas como ‘No One Like You’. O mejor dicho: da gusto oír el sonido, porque el disco en sí es aburrido como pocos.

The Only Place: Ni Brion ni brillo

A Jon Brion, productor de The Only Place, le conoceréis más o menos. Si no le conocéis, le habréis oído en cosas imprescindibles como la banda sonora de Eternal Sunshine of The Spotless Mind. Para mí, Brion es como la otra cara de la moneda en la que está impreso Stephin Merrit. Ambos se miran en el espejo de la historia de la música popular y la canción ligera y creen tener muy claro como reinterpretarla al completo. Es la búsqueda de la canción pop absoluta, que en Brion está muy cerca de hacerse realidad con, por ejemplo, ‘Voices’.

Que Best Coast le hayan elegido a él como productor es un gesto mucho más valiente que el de echarse al monte del ruido cuando todos los grupos coétaneos ya están allí también. Brion debería haber conseguido sacar todas las dotes de pop limpio y atemporal que las canciones de Best Coast supuestamente tienen… El problema es que si el emperador va desnudo y el niño ya nos ha dicho que así es, una vez que se ponga la ropa bonita de verdad, nos lo vamos a seguir imaginando con sus colgajos al aire.

Brion tampoco ha tenido que esforzarse demasiado: The Only Place suena a estándar, quizás porque es lo que Best Coast tenían en mente. El problema de ponerte a la altura del estándar es que si no eres bueno, te saca los colores y quedas como lo que eres: muy malo. The Only Place es un disco que ya está hinchado en el primer minuto, que líricamente además falla con estrépito en su búsqueda del ideal pop luminoso y romanticón (para eso, mejor nos hablas de gatos, Beth).

2.5/10

Y si creíais que su anterior disco eran 10 veces la misma canción, The Only Place os demostrará que no, que allí aún había diferencias. Best Coast han hecho el disco que os dormirá aunque tengáis la conciencia tan sucia y con tantas contradicciones como la de Tony Soprano. Perfecto si queréis pasar hibernando hasta que acabe la crisis. O para resumir por qué el indie-tex no es sólo un asunto español.

 

Subscribe
Notify of
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments