Anuncios

Beth Hart — Better than Home

A tenor de lo que uno escucha en ‘Might as well Smile’, parece que al fin le van bien las cosas a Beth Hart. Esa apertura, íntima pero optimista al mismo tiempo, como aceptación de una rutina que al final es más que los turbulentos días pasados, demuestra que a pesar de la permanente rudeza del gesto, la artista californiana ha aprendido que satisface más un beso, por recatado que sea, que mil miradas iracundas y amenazas de patearte el hígado.

El pasado sigue ahí y muestra de ello son esos roídos tatuajes como cicatrices de los días de desenfreno y angustia por una bipolaridad sin encauzar. Un éxito temprano, una fama no bien digerida y malas compañías, lecciones que da la vida y que han forjado a una artista que ha alcanzado la madurez cuando ya muy pocos la esperaban. La compañía de nombres como Joe Bonamassa, Slash o Jeff Beck no solo ha sido el empujón definitivo, también ha demostrado que el oscuro vibrato de su garganta está hecho para mucho más que cantar desde la rabia visceral y el dolor del desengaño. La sensibilidad, la declaración de amor de ‘Tell her you Belong to me’ son la constatación de que el terremoto a punto de estallar que siempre ha sido Beth Hart ha aprendido, al fin, lo más importante en la carrera de una vocalista: administrar el carácter y lograr despertar sensaciones de todo tipo de color.

Beh Hart cantando al día a día, el suyo y el nuestro

‘Trouble’ despierta el lado canalla que todos recordamos de Beth, la omnipresencia del potencial que casi le abre las puertas del cielo y que de pronto cerca estuvo de dar con sus huesos en el infierno. La comodidad con la que se mueve entre el Soul, el Blues y la Big Band, una versatilidad que siempre estuvo ahí pero de la que hoy hace gala en este conciso Better than Home (Provogue, 2015), un álbum carente de riesgo estilístico pero que de su sota, caballo y gallo extrae su fortaleza, de cómo Beth Hart juega con sonidos que podrían ser banda sonora de telefilm convirtiéndolos en el sonido de tu amanecer optimista o de un atardecer marcado por la nostalgia de las cosas que han quedado por hacer.

Beth Hart nos apabulla desde la fórmula, desde la capacidad que tiene su voz para hacer click y lograr que su rutina sea la nuestra

Paradigma de esto último es la homónima ‘Better than Home’, canción previsible pero que atrapa por el alegato a la rutina bien encarada que encierra, encontrarse mejor que en casa en companía del amor que nunca muere, hoy que las turbulencias del pasado han quedado atrás cicatrizando el presente, demostrando que cada día que va y cada día que llega son una victoria. Beth Hart muestra hoy una confianza en sí misma que le permite vencer en un terreno peligroso, quizás sin apabullar desde la fórmula, pero dejándonos bocabiertos con su juego al micrófono y una destreza compositiva que permite cantar a la rutina bien encarada sin caer en la desidia ni sumirnos en el aburrimiento.

¿La pasión música ha salvado la vida de Beth Hart? Es sencillo decir que sí si echamos una mirada al pasado, a una biografía marcada por un éxito inesperado y una adicción que casi conlleva un fatal desenlace. Hoy canta como una superviviente consciente de su condición, más comedida que nunca pero no por ello menos inspirada. La californiana ha aprendido a utilizar, al fin, todos los recursos de su garganta sin temor a que su efigie tosca robe el protagonismo a su sensibilidad. Hoy podemos decir que después de 20 años pateando traseros, Beth Hart ha logrado emocionarnos, ha conseguido que conectemos con su postura reflexiva pero pragmática ante la realidad que hoy le rodea.

7.7/10

Ese timbre oscuro y desgarrado siempre había estado ahí, fiel reflejo de una batalla interna de cuyo desenlace hoy disfrutamos, a veces de forma convencida y otras con el rubor del guilty pleasure. Innegable es el papel jugado por Joe Bonamassa en la resurreción de Beth Hart, pero entender este disco como consecuencia de la pasada unión artística es injusto con el acto de desnudez artística y espiritual que este Better than Home representa para la vocalista californiana. Las circunstancias son lo de menos, Beth Hart se encuentra en su mejor momento y lo que tenemos que hacer es disfrutarla. Hagámoslo juntos.

Anuncios