Anuncios

Betunizer — Gran Veta: el fuego te hará bailar

Los valencianos Betunizer vuelven a la carga con su tercer disco, Gran Veta, que llega tan sólo un año después del asilvestrado Boogalizer. Con este álbum, que es el mejor que han sacado hasta la fecha, han logrado un muy buen acabado, con un sonido más pulcro que permite resaltar la parte más agresiva de su música sin perder sus ritmos de cierto toque funk.

Un sonido más complejo y agresivo

Widget Deezer

Una vez más bajo el escudo del sello B-Core, el proyecto más conocido de José Guerrero, que ha dado bastante que hablar gracias a la merecida acogida del debut de Cuello por la mayoría. Después de este reconocimiento y más novedades como el disco de mixes de Juptier Lion, llega la hora de sacarle más punta a Betunizer, que ya llevan años en boca de muchos gracias a ese rock descompuesto que guardaba estrechas líneas de parentesco con un post hardcore frenético.

Respecto a este último, la gran diferencia de este Gran Veta con lo que Betunizer han venido haciendo ha sido precisamente la reinterpretación de ese hardcore. Abandonan esos ritmos asesinos y por ahondan en un sonido bastante más pesado y crudo, pegando auténticos sopapos sonoros que presagian que, en efecto, es su mejor disco hasta la fecha. Algún que otro cambio de ritmo y la combinación del potente bajo de Peiró con las sacudidas de percusión de Junquera logran crear minutos de desgarro y dramatismo.

A pesar de la mejor en la producción, con ese sonido más limpio, las letras siguen siendo igual de crípticas, que cuando se suman a todo el engranaje musical, acaban llevando en volandas. No obstante, también hay que resaltar que A pesar de que Gran Veta se torna algo irregular en una parte de la segunda mitad, logrando remontar al final. Pero en cualquier caso, han elegido bien el camino a seguir: un sonido mejor perfilado en el que sus dotes resaltan más. En cuanto a la irregularidad, Betunizer es uno de esos grupos que o te gusta o se te puede atragantar mucho. Quizá en poco tiempo acaben de eliminar esta última sensación.

El post-hardcore accesible te hará bailar

Widget Deezer

Puede que sea por la inercia del disco de Cuello, pero los propios Betunizer han querido investigar las posibilidades de mejora apostando por mayor melodía y más músculo. Y eso sonando todavía con su distinguido toque hardcoreta y personal. Este nuevo postulado se percibe nada más abrir el disco con ‘Ford Carrillada’, que a la vez es uno de los temas de cabecera del álbum. En ella siguen con esa sección rítmica tan característica del grupo, acompasada y con un bajo que quiere ser funk. Y, de repente, llega el “¡es tu condena!” y pegan el latigazo hardcore con un tsunami bruto que te arrastra sin piedad.

La ferocidad sigue intacta, con el toque funk, las letras arrogantes y una coraza compositiva más compleja, que a la postre acaba por vomitar barridos tan pesados y pegadizos como los de ‘Aleluya’. Después viene el baile y el fuego que quema tus pies con el bajo inflamable de Peiró. Este sigue teniendo protagonismo después, y es uno de los rasgos más destacables de Betunizer, que frente a otros grupos en los que el bajo queda ‘relegado’ a mantener el ritmo, aquí es una pieza indispensable. Es el hilo conductor de los ritmos matemáticos de ‘Acaricia Tu Tema’ y sirve de material inflamable para el funk deformado de ‘El Rolls Royce de los Suavizantes’.

Widget Deezer

7/10

Los arreglos de viento que hay a lo largo del disco vienen bien para añadirle más grandilocuencia, aunque en pocas dosis, a su música, ahora más compleja y mejor elaborada. En definitiva, se trata del mejor LP del trío valenciano, que ha sabido mejorar algunos detalles de su engranaje para, dentro de su estilo, sonar más poderosos y accesibles.

Anuncios