Por si alguien no lo tiene claro, Billie Eilish tiene 17 años. Y como persona joven, hay mil cosas que todavía no ha tenido la oportunidad de conocer porque no es una enciclopedia. Pero aún así Internet no ha podido evitar sobrereaccionar cuando en una entrevista con Jimmy Kimmel admitió que no había escuchado nunca hablar de Van Halen.

Entre las oleadas de señoros que venían a explicarle a la joven superestrella por qué debía conocer a Van Halen y Mozart (porque aparentemente están al mismo nivel), un defensor inesperado apareció: Wolfgang Van Halen, miembro del grupo durante sus últimas etapas e hijo de Eddie Van Halen.

«Si no te suena Billie Eilish, escúchala. Mola. Si no te suena Van Halen, escúchalos. Molan. La música debe unirnos, no separarnos». La solución sensata y pacificadora del bajista debería poner paz a la trifulca, pero es difícil saber cuando volverán los señores cuarentones a explicarle cosas a chicas adolescentes.