Anuncios

Black Eyed Peas — The Beginning: machacón y facilongo

Black Eyed Peas perdieron gran parte del interés que generaban, al menos para mí, más o menos desde que Fergie decidió embarcarse en la aventura de ser solista y de la que regresó a la banda poco después para grabar el peor álbum del grupo hasta la fecha, The E.N.D.. Y digo bien, porque pese a lo que podíamos esperar tras escuchar lo deplorable de su primer single, ‘The Time (The Dirty Bit)‘, lo cierto es que The Beginning no ha bajado aún más el listón fijado por su predecesor.

Tampoco es su mejor trabajo, no lancemos las campanas al vuelo tan pronto. La vuelta radical hacia la estética techno y electrónica más machacona donde el acompañamiento melódico instrumental brilla por su ausencia y las disertaciones rapeadas de los miembros masculinos de Black Eyed Peas enraizadas en una composición de sintetizador y batería dejan muy atrás, casi perdidos en el infinito, los aciertos del pasado más cercanos al funk y al dance-pop.

The Beginning, un ejercicio de paciencia

Escuchar un disco de este estilo, donde el techno se hace rancio, de digestión lenta y monótono hasta la extenuación es todo un ejercicio de paciencia, concentración y afán de superación personal. Dentro del tracklist, se distinguen fácilmente aquellos cortes más orientados hacia esta tendencia, aunque sólo sea por lo complicado que se hace superar el primer minuto de la canción y terminarla sin mirar cuánto tiempo lleva en el reproductor.

En este sentido, resulta especialmente estomagante uno de los temas que ya habíamos podido escuchar antes del lanzamiento del álbum. ‘Do It Like This‘ resume todo lo que es molesto en este The Beginning: la escasez de melodía, lo vano de la propuesta, la ausencia de originalidad y la cojera que supone moverse en un estilo que, si bien cuenta con una producción no del todo errada, no es ni de lejos el que mejor se ajusta a sus capacidades.

Así, nos topamos con otro corte bastante prescindible aunque mucho menos minimalista que el anterior, como es ‘XOXOXO‘. Aquí prácticamente no se distingue la voz de Fergie tras la cantidad inmensa de capas, arreglos y distorsión que lleva encima, y que desde su entrada en el grupo ha sido un garante de reconocimiento y efectividad, independientemente de lo tolerable o no de la canción en cuestión.

Canciones aprovechables aunque simplonas

Algo que me ha llamado la atención al abordar The Beginning es que, pasada la marejada de la monotonía electrónica, hay algunos cortes bastante aprovechables dentro del contexto en el que nos encontramos y que difícilmente aguantarían un asalto comparados con casi cualquier elección de Elephunk o Monkey Business.

Someday‘ es uno de esos buenos ejemplos de que éste no es el peor álbum de Black Eyed Peas, y también una buena muestra de uno de los peores pecados que han cometido en él: si antes era algo más o menos insinuado, ahora es más que obvio que en este grupo quien parte y reparte es will.i.am, y que casi todo lo que se ha hecho en este disco ha partido desde la base de su ideario. Y yo me pregunto, ¿por qué no habrá sacado otro trabajo en solitario en vez de fusionar lo que antes hacían con lo que hace él ahora?

Vídeo | Youtube

Si ‘Someday’ se acerca a lo que plantearon con ‘I Gotta Feeling’ en The E.N.D., hay algunos cortes que recuerdan a ‘Meet Me Half Way’, como ‘Whenever‘; no entiendo cómo pueden componer una canción de estas características, mucho más melódica y con Fergie como eje central, eficaz pese al tuneo vocal que lleva encima, y combinarla con cualquiera de los cortes más áridos que hemos mencionado anteriormente. Si hubieran prescindido de este tipo de temas, la media de The Beginning sería mucho mayor de la que ha resultado.

The Best One Yet (The Boy)‘, sin ser puramente de este estilo se mantiene entre dos aguas y por momentos, cuando entra al estribillo, llega a recordar a lo que hace Kylie con tanta maestría y mano izquierda y que en Black Eyed Peas no termina de convencer. Sin embargo, esta canción es quizá, junto a las dos anteriores, el trío ganador del disco y las que más merecen la pena. Más allá se abre el abismo.

Sinceramente, me esperaba un mojón descomunal después de haber escuchado los muy poco acertados adelantos que han ido lanzando de manera previa a la aparición definitiva del disco. Sin embargo, hay unas cuantas canciones que sacan a flote el disco y que, siempre en comparación con The E.N.D., hacen que se haga muchísimo más ameno que el anterior. Sólo espero que dejen de lado las canciones más machaconas del tracklist y se centren en sacar singles del segundo apartado.

Anuncios