“Black is Black — Foto de N. Sobrado” src=”http://img.hipersonica.com/2013/06/black-is-black-2013-2-1.jpg" class=”centro” />

A falta de una mayor agenda de música negra por la capital buenos son los festivales que se animan a la aventura de demostrar que hay un nicho que cubrir, un público fiel y una música que no debe quedar en el olvido frente al resto de estilos. El Black is Back celebra su segunda cita este año 2013 con el equipo de Heart of Gold, una vez más, al frente de todo lo relacionado con el impulso de este sonido por España. La primera jornada de conciertos fue una gozada.

7 Pulgadas All Stars

“Black is Black — Foto de N. Sobrado” src=”http://img.hipersonica.com/2013/06/black-is-black-2013-5-1.jpg" class=”centro” />

Al más puro estilo de las big bands de Soul de Nueva Orleans 7 Pulgadas All Stars llegó a contar con 13 músicos sobre el escenario, no les faltó ninguna sección en la banda para hacer frente a un Soul ameno y animado, con unos cambios de ritmo más enérgicos en los que el momento cumbre llegó cuando Aurora García subió a escena, cogió el micro y se hizo dueña de este al instante. Junto a Julian Maeso al Hammond, 7 Pulgadas All Stars dejó dos temazos finales gracias a la fuerza que metió la cantante de Freedonia en solitario. 6,5.

The Sweet Vandals

“Black is Black — Foto de N. Sobrado” src=”http://img.hipersonica.com/2013/06/black-is-black-2013-4-1.jpg" class=”centro” />

The Sweet Vandals tienen que estar agradecidos a Mayka Edjolé desde el momento en que esta toma la palabra y se lleva a la banda de paseo por los registros más movidos. De un comienzo que parecía dejarnos algo de Rhythm and Blues asentado en la guitarra y el bajo a un final de Funk Rock tremendo, con una vitalidad y fuerza de los grandes grupos de la escena. Todo ello con una formación ‘pequeña’, de solo cinco personas en los que los teclados de Santiago ‘Diamond’ Vallejo se crecen y por momentos él los deja para incorporar una trompeta que aporta a las canciones un chute vital muy bueno. El momento de ‘Out of My Head’ final fue la guinda a la fiesta. 8.

Nicole Willis & The Soul Investigators

“Black is Black — Foto de N. Sobrado” src=”http://img.hipersonica.com/2013/06/black-is-black-2013-3-1.jpg" class=”centro” />

Nicole Willis se ha logrado hacer un nombre dentro de la escena Soul actual en los últimos gracias a su unión con The Soul Investigators, un grupo asentado en Finlandia, sus dos primeros álbumes en solitario no lograron ese salto que ahora sí parece estar cerca de conseguir. La estadounidense tiene una voz tremenda, calmada y combinando estilos que la llevan por momentos a lados más rock en los que se pierde parte de ese poso negro y que al inicio del concierto no tuvo tanto tirón, con un sonido menos limpio que el de los anteriores grupos, sin una guitarra y un bajo presentes de forma clara. Parecía un hilo de acompañamiento más que una banda viva como al final sí demostraron subiendo el ritmo y dando vitalidad a las canciones. La guitarra creció, empezó con los vaciles, el wah-wah más rock, la trompeta y el trombón se convirtieron en metralletas y Nicole Willis nos hizo bailar. 7.

Irma Thomas

“Black is Black — Foto de N. Sobrado” src=”http://img.hipersonica.com/2013/06/black-is-black-2013-1-1.jpg" class=”centro” />

Cuando llegó el turno de Irma Thomas la noche ya estaba siendo una fiesta en la que ellas dominaban a las voces. La denominada reina del Soul de Nueva Orleans llegaba por primera vez a España. Lo hacía a pasos cortos, sin prisa, a sus 72 años la prisa será lo último que deberá experimentar en un concierto en el cual un atril refresca su memoria por si surge algún inesperado lapsus en algún verso, sobre este atril una pequeña toalla con la que hacer frente al calor vivido ayer en el horno del Matadero de Madrid. Irma Lee iba con pausa, entremezclaba sus emotivas baladas con ‘Anyone Who Knows What Love Is (Will Understand)’ como uno de los momentos más esperados por parte de un público que vivió el concierto con entusiasmo, con sus temas rápidos (‘Break-A-Way’) en los que la banda que le acompañaba para la ocasión apretaba el acelerador mientras ella seguía con parsimonia, sonriendo y con esa sensación de que podría estar hablando que su voz emocionaría igual.

No faltó el momento del discurso emotivo de paz y amor, habitual entre tantos líderes del Soul con el poso del Gospel y de la oratoria como puntos fuertes. Tampoco faltó la pulla a los Rolling Stones de haber llegado la primera antes de cantar ‘Time Is On My Side’, escrita por Norman Meade y que a comienzos de 1964 Irma Thomas cantó meses antes de que los de Jagger lo hiciesen en su álbum 12 X 5 (1964, London). Sobra decir que en manos de la voz de Nueva Orleans el tema crece igual que lo hace al final el ‘Forever Young’ de Bob Dylan, el cual ella dedica a todos sus fans sin dejar de sonreír entre aplausos. 9.

Gracias a Mini, uno de los patrocinadores, por la invitación al festival.

Subscribe
Notify of
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments