Anuncios

Black Moth — Condemned to Hope

Nos ha faltado un referente de calidad en el retro Rock de carácter ocultista y esotérico liderado por una cantante con personalidad, magnetismo y garra en la voz. Una banda que fuera capaz de continuar los respectivos golpes sobre la mesa que dieron en su momento Ruby the Hatchet en 2012 y Jex Thoth en 2013. Bandas con madera hemos tenido, pero en el caso de Electric Citizen estamos ante una banda muy verde aún y en el caso de Blues Pills han supuesto un ligero chasco al írseles la mano en la mezcla de algunos de sus temas bandera de sus anteriores demos.

Pero que no cunda el pánico, que aún queda esperanza para los amantes de estos grupos liderados por mujeres que vienen a demostrar que el legado del Rock clásico viene aquí para quedarse, no para ser una moda. Obviamente cada uno de los editores tenemos nuestras preferencias, por lo que no puedo hablar por el resto de mis compañeros en este caso por el momento, pero sí que pongo mi mano en el fuego por Black Moth para que sean la banda que refrende dicha reivindicación de lo clásico de este año.

La esencia de Black Sabbath corre por las venas de este grupo británico, aunque la diferencia de estos con respecto a los ejemplos mostrados en el primer párrafo es que se dejan llevar por la parte metálica de dicha esencia. En ese aspecto, me han recordado a unos titanes también amantes de lo retro como son los estadounidenses The Sword. Remarcaré lo de salvando las distancias por el momento, porque lo que hicieron los tejanos en sus tres primeros discos está al alcance de muy pocos, pero Black Moth tienen tablas y mucha ambición para poder acercarse a tal nivel dentro de unos años.

Black Moth tienen tablas y mucha ambición para poder acercarse a creadores de riffs tan notables como The Sword

Aparte, la comparación también viene por la capacidad de los de Leeds en parir riffs espectaculares, con gancho y la mar de sabrosos con los que headbanguear bien a gusto a lo largo de este Condemned to Hope (2014, New Heavy Sounds), su segunda referencia de larga duración. Sin duda esta instrumentación tiene empaque y sabe muy bien como golpear a la boca del estómago para dejarnos impresionados.

Sin embargo, las apisonadoras que tienen por guitarristas no se llevan todo el protagonismo en este disco y saben reducir su presencia y los decibelios para ponerse al servicio de la voz de Harriet Bevan. Es impresionante ver como hace suyos por completo temas como ‘Red Ink’ y ‘Stinkhorn’, más lentos y con un feeling de vértigo. El primer tema en concreto es una auténtica delicia de principio a fin.

Con Condemned to Hope, Black Moth se marcan uno de los discos de Retro Rock más sólidos del año

No obstante, la cosa no se queda solo en los Sabbath como demuestran temas como ‘Slumber with the Worm’, un oscuro y pantanoso Blues con diversos estallidos de Doom Metal que terminan en una vorágine casi de Black Metal al estilo de Kvelertak. Luego tenemos coqueteos con el Garage de The Stooges en ‘Looner’ o algún que otro arranque de Punk que, por citar otro ejemplo reciente, recuerda a la misma manera que hicieron Ruby the Hatchet hace dos años.

Pero quizá sea más importante remarcar su talento a la hora de hilar temas más que los juegos de influencias que realizan en cada canción. Y es que aquí encontramos riffs como zarpazos y temazos como pianos. Empezando por ese poderoso inicio que es ‘Tumbleweave’, con fuerza Doom a raudales y cambios de ritmo trepidantes. Y para continuar tan potente apertura tenemos el arranque Punk de ‘Set Yourself Alight’.

8/10

Pero el trío de ases que hace imprescindible la escucha de este disco es el siguiente: la doomy y densa ‘The Undead King of Rock ’n’ Roll’, la rabia Punk de la soberbia ‘White Lies’ y el jitazo supremo titulado ‘Room 13’, con cierto toque de Rock más noventero que le da un toque de picante especial a su estilo abanderado por esos mastodónticos guitarrazos. Black Moth han sacado un disco ante el que quitarse el sombrero, por lo que no debéis dejarlos pasar por nada del mundo. Su notable presente se complementa con un futuro la mar de prometedor.

Anuncios