Black Sabbath — Mob Rules (1981): perdiendo impacto pero manteniendo intacta la efectividad

Black Sabbath — Mob Rules” src=”http://img.hipersonica.com/2014/02/mob-rules.jpg» class=”centro” />

Black Sabbath eran ese equipo dominador y apabullante al que pocos podían hacer sombra, pero luego llegaron los tiempos convulsos y parecía que el sistema flojeaba. Una vez destituido el anterior míster (Ozzy Osbourne), era turno de que un nuevo director de orquesta reflotara la franquicia (Ronnie James Dio). El golpe de impacto se logró con Heaven And Hell. El equipo aún se estaba quitando el polvo del incendio de la anterior temporada, pero por lo menos volvía a disfrutar jugando.

El efecto del nuevo entrenador estaba siendo un magnífico revulsivo para el equipo. No sólo volvieron a estar en el lugar prioritario que les correspondía desde hace años sino que, además, lo hicieron con un estilo más maduro y avanzado con respecto a lo anterior. Quizá no mejor, pero sin duda más coherente con lo que necesitaban a esas alturas, con otros equipos queriendo llevarse su corona (Judas Priest, Iron Maiden, etc).

Black Sabbath, manteniendo constantes para igualar el resultado

https://www.youtube.com/watch?v=E9F0_EBTm48

Sin duda, las novedades son muy refrescantes y a la mayoría nos agradan tanto como un dulce caramelo. No obstante, no duran eternamente, para nuestra desgracia, ¿y qué es lo que llega después? Acomodarse, aunque a veces es mejor decir consolidarse, porque a menudo lo primero implica rutina, lo que suele llevar a la perdida de la pasión. Pocas cosas agradan menos que ver tocar a una banda sin pasión por lo que hace.

Obviamente, la Warner no iba permitir que, una vez que su gallina de los huevos de oro había remontado el vuelo, la maquinaria se parara. Al poco de sacar Heaven And Hell, el grupo ya se puso a trabajar en su continuación, Mob Rules, el disco que debería consolidar a Sabbath en su estado y formación actual. No obstante, la marcha de Ozzy aún se cobraría una víctima más: el batería Bill Ward, que no se hacía a la idea de tocar sin su gran amigo y, entonces, ex-compañero. El grupo no titubeo demasiado y lo reemplazó por Vinny Appice.

Para qué cambiar lo que ya funciona correctamente

https://www.youtube.com/watch?v=cATPLk559XY

Cuando hablo de que el grupo buscaba consolidarse con Mob Rules, me refiero a que en este disco encontramos muchas constantes con respecto a su anterior referencia. El estilo ya se había amoldado a la NWOBHM que ellos mismos ayudaron a construir, con los evolucionados y omnipresentes riffs de Tony Iommi estructurándose alrededor de la característica y extraordinaria voz de Dio. Hasta repitieron con Martin Birch como productor. Parecían tener claro que lo que funcionaba correctamente no hacía falta cambiarlo.

El grupo volvió a tener buenos resultados de ventas, aunque la crítica se mostró un poco más dura con el disco al principio (el tiempo terminó poniéndolo en el lugar que le correspondía). En cierto modo, este disco adolece precisamente de perder un poco el factor sorpresa que supuso el fichaje de Dio en el anterior álbum, pero eso no debería ser impedimento para reconocer que estamos ante un muy buen trabajo de Black Sabbath, aunque lejos de sus obras maestras.

https://www.youtube.com/watch?v=poN5BIdqeN8

No hay más que echar un vistazo al cancionero para ver que este es un disco que se defiende por sí solo. El directo arranque de ‘Turn Up The Night’, la pesadez y fuerza casi Doom de ‘The Sign of the Southern Cross’, el tenso momento experimental de ‘E5150’, jitazos como ‘The Mob Rules’ o ‘Falling off the Edge of the World’ o el momentazo de guitar hero que se marca Iommi en el solo de guitarra en ‘Over and Over’ hacen de éste un disco de escucha obligada.

Sin duda, no había síntomas de agotamiento en la banda, que parecía vivir una segunda etapa de oro. Sin embargo, eso era en apariencia, porque los conflictos internos seguían siendo pan de cada día a pesar del cambio de miembros. La dominante personalidad del menudo vocalista chocaba bastante con la del tándem compositivo de Iommi y Geezer Butler, provocando la marcha del primero junto con Appice al poco de publicar el álbum.

7,99

Black Sabbath — Mob Rules

Black Sabbath ya habían recuperado el crédito perdido en los últimos discos de los Ozzy Years gracias a un factor sorpresa con nombres y apellidos: Ronnie James Dio. Su continuación, Mob Rules, no hizo sino consolidar lo ya mostrado en dicho predecesor, pero perdiendo un poco de ese factor sorpresa. No obstante, la calidad se mostró intacta y el grupo volvió a firmar un disco de categoría, aunque lejos de sus mejores obras (pero eso ya es un listón muy difícil de igualar).

* 01. Turn up the Night
* 02. Voodoo
* 03. The Sign of the Southern Cross
* 04. E5150
* 05. The Mob Rules
* 06. Country Girl
* 07. Slipping Away
* 08. Falling off the Edge of the World
* 09. Over and Over

Lo mejor

  • Si algo funciona, ¿para qué cambiarlo?
  • Temazos como ‘The Mob Rules’ o ‘Falling off the Edge of the World’
  • Un disco sólido, sin apenas altibajos
  • La voz de Dio y la guitarra de Iommi, un matrimonio que debería haber perdurado

Lo peor

  • La falta del factor sorpresa que tuvo su predecesor
  • Esa sensación de continuismo
  • Que después Dio se marcharía

Especial Black Sabbath en Hipersónica

Anuncios