Que me perdonen los que ya lo conozcan (que no sé si serán muchos, pero lo que está claro es que que son afortunados). Blood Visions lleva desde el comienzo del mes de septiembre enganchado a todos mis reproductores. Por eso, y aunque saliese el año pasado, tengo hoy la necesidad de hablar de él.

Este disco es una joyita caída del cielo del punk más divertido, el menos enfadado, ese que habitaban, por ejemplo, los Adverts o los Buzzcocks o los Undertones. Ése que parece tan sencillo de hacer que lo lógico sería que el mercado estuviese inundado de discos adrenalínicos con calidad de sobra. Pero no es así. Son difíciles de encontrar y siempre hacen falta.

https://www.youtube.com/embed/4NRBs1mF5JQ

Temazos como My Shadow o Fading All Away encandilan desde la primera vez que los escuchas. Son chutes de juventud tengas la edad que tengas, prozack en forma musical para olvidarte por completo de las penas del mundo. Dos canciones escogidas que podrían ser cualquier otra de las quince que forman este Blood Visions de sangrienta portada.

En 30 minutos, Jay Reatard se merienda todas sus influencias y las escupe con tanta gracia que pensarás que el primero de los Libertines era un disco aburrido (que no lo era). Sólo tendrás ganas de lanzarte a la pista (a cualquier pista) y que quien pinche te ponga una de estas canciones.

Punkpop del bueno. Y punto. Con discos así, las palabras sobran. Desde ya, reviso mis listas mentales de “Lo mejor de 2006”.

Discografía de Jay Reatard

Subscribe
Notify of
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments