Bloodbath — Grand Morbid Funeral

El Death Metal fue una gran parte de mis años de adolescencia, y nunca se va realmente del todo. Soy lo bastante mayor para tener bastante retrospectiva y esos días fueron probablemente algunos de los mejores. El Death Metal era fresco y excitante en los ochenta, y Bloodbath está intentando encapsular eso, supongo, y yo disfruto de la nostalgia más que nada (Nick Holmes).

La evolución natural de bandas como Opeth, Katatonia o Paradise Lost pueden no tener demasiado en común en lo que respecta a los caminos que decidieron recorrer cada uno, pero sí que se han sustentado en la base de que los gritos eran un elemento del que tocaba desprenderse para seguir avanzando. Sin embargo, para muchos de los músicos que conforman dichos grupos, esos gritos no eran algo de lo que pudieran desprenderse fácilmente.

Es por ello que surge el nacimiento de una banda como Bloodbath, una vía que estos músicos emplean para rememorar ese estilo old school del Death Metal que, de una manera o de otra, todos han terminado tocando en algún punto de sus carreras, sobre todo en sus comienzos. Que este proyecto siga vigente es la muestra de que el Death Metal clásico no está muerto para algunos y que, aunque ya no puedan demostrarlo en sus proyectos principales, siempre pueden canalizar esa mala baba y esa furia aquí.

Bloodbath, nuevo cantante pero el mismo (y viejo) sonido de siempre

No obstante, el intercambio de cantante se ha convertido casi una constante en la agrupación sueca, y tras el segundo abandono de Mikael Åkerfeldt, quien sí parece tener claro que los gritos han quedado atrás para él, pocos esperaban que su sustituto iba a ser nada menos que una leyenda dentro del metal como Nick Holmes, de Paradise Lost. Quizá ni ellos mismos esperaban tener de frontman a un músico que han llegado a idolatrar con su banda principal.

Nick Holmes ha salido bien parado en este regreso a su versión más extrema

La novedad era interesante, pero también iba a suscitar alguna polémica en lo que al nivel vocal se refiere. Bloodbath no es una banda con mucha concesión hacia la melodía, así que toca emplear un registro muy gutural y exigente. Holmes llevaba muchos años alejado vocalmente de este estilo, así que estaba justificada la incertidumbre sobre su rendimiento en este Grand Morbid Funeral (Peaceville, 2014), cuarto álbum de la agrupación.

Una vez con las cartas sobre la mesa, podemos decir que Holmes ha salido bien parado en este regreso a su versión más extrema. Quizá los que ya se echaron las manos a la cabeza con ‘Unite in Pain’ no coincidan lo más mínimo con mi apreciación, pero sí veo que Holmes ha hecho un digno trabajo en la voz y se amolda muy bien al estilo trallero y old school que tocan sus compañeros. Sería una locura esperar que tras tantos años llegue y nos sorprenda con algo a la altura de Åkerfeldt en Resurrection Through Carnage (Century Media, 2002) o Peter Tägtgren en Nightmares Made Flesh (Century Media, 2004).

Grand Morbid Funeral supone otro espectacular trabajo de Death Metal clásico y visceral

Entrando ya en aspectos más globales, podemos decir que Grand Morbid Funeral supone otro espectacular trabajo de Death Metal clásico y visceral. El sonido, sobre todo el de las guitarras, vuelve a ser como un cañón y nos pulveriza sin descanso. Una serie de composiciones afiladas como cuchillos y que no solo nos incitan a hacer headbanguing como posesos, sino que nos obligan a ello como si nos fuera la vida en ese acto. Claro, uno acaba destrozado tras once cortes de intensa tralla como esta, pero se disfrutan tanto que se pasan enseguida, ligeros como plumas.

https://soundcloud.com/peaceville/bloodbath-unite-in-pain-from-bloodbath-grand-morbid-funeral

7.8/10

Igual no estamos ante un trabajo de la entidad de los dos primeros álbumes de la banda, pero sigue siendo un pepinazo con todas las letras que confirma a Bloodbath como uno de los proyectos con sonido más crudo, potente e interesante actualmente en ese estilo más clásico del Death Metal. De este palo más clásico y pureta, pocos discos escuchareis tan directos y atronadores como Grand Morbid Funeral, que se merece un buen sitio en vuestra biblioteca metalera junto a los demás trabajos. Y ojalá esta formación se consolide, porque la verdad es que Holmes encaja muy bien en la formación. Ahora habrá que estar muy atento al próximo disco de Paradise Lost también.