Anuncios

bRUNA abandona su proyecto

Carles Guajardo se despide tras diez años de buena música


Adiós bRUNA. Gracias por todo

Con esas palabras titulaba esta mañana Carles Guajardo, bRUNA, la nota con la que se despedía. Una nota que nos dejaba helados y que nos ha cogido a todos repentinamente. O al menos a casi todos. El sábado pasado sus colegas de Lapsus ya le despidieron en el programa de radio, ahora ya se ve todo desde otra perspectiva, estaba abonando el terreno para la despedida que ha hecho oficialmente hoy. Justamente hoy hacía diez años que hacía su primer directo. Una fecha indicada para cumplir con un pensamiento que ya tenía en la cabeza desde hace algún tiempo como podemos ver:

https://twitter.com/bRUNA_2007_2017/status/819106611151179776

Sin duda, una gran pérdida, al menos de momento, para la electrónica española. Hasta que bRUNA dé alguna pista sobre su futuro, que suponemos tardará en llegar, es buen momento para repasar los buenos ratos que nos ha hecho pasar con su música. Ya quedan lejanos su primer EP y aquél And It Matters To Me To See You Smiling (spa.RK, 2009), un debut muy interesante en el que se veía su apuesta por unos beats muy coloridos, con zarpazos houseros, que dejaban un gran sabor de boca por la vitalidad y las sensaciones que transmitía. Había perlas como esta.

Cuatro años después llegaría Thence (spa.RK, 2013), un álbum que abandonaba ese toque melancólico que rezumaba su primer disco para meterse deliberadamente en una dimensión house. En ella se alzaba con elegancia superando totalmente a su predecesor. Conceptualmente enfocado a la pista de baile, jugaba con secciones vocales que le daban mayor enjundia y por supuesto, con unas estructuras bailongas que te exigían levantarte de la silla. Un gran salto de calidad.

Y el pasado año nos sorprendía con un split hecho junto a su por entonces colega de Lapsus, Wooky. Archives (Lapsus, 2016) ha sido uno de los mejores LPs electrónicos nacionales del pasado curso, colándose con total autoridad en la lista de los mejores discos del año. En él volvió a dar un giro de 180º, abandonando el house y entrando en una dimensión cósmica junto a su compañero, ahondando en estructuras analógicas, oníricas y secuenciales de grandes reminiscencias clásicas. Algo que pudimos disfrutar en el maravilloso directo del pasado Sónar. Así pues, una carrera musical intachable a la que hay que sumar su trabajo en todo lo que engloba a Lapsus. Desde aquí le deseamos lo mejor y esperamos saber de él pronto. Sería un placer sorprendernos con otro de sus cambios de guión.

Hasta pronto, bRUNA.

Anuncios