“Built To Spill” src=”http://img.hipersonica.com/2013/09/Built To Spill.jpg” class=”centro_sinmarco” />

Qué bien sienta cuando por fin puedes quitarte la espinita de ver en sala (en sala pequeña y con buen sonido, además) a una de tus debilidades. Built To Spill no se prodigan especialmente por estas tierras y hasta anoche mi única experiencia con ellos había sido una extraña actuación en el Primavera Sound 2010 en el que Doug Martsch empleó gran parte de su tiempo en abroncar al técnico mientras los demás nos preguntábamos por el motivo (aquello estaba sonando perfectamente y, de hecho, fue a pesar de todo un buen concierto). Ayer, sin aglomeraciones, sin gente que pasaba por allí y sin ni siquiera un nuevo disco que presentar, era el día perfecto para disfrutar.

Dejemos constancia, antes de nada, de que abrieron la noche los suizos Disco Doom. Siempre queda bien hacer referencia a los teloneros dejando caer alguna frase del estilo “habrá que seguirles la pista”, pero me temo que en esta ocasión me va a costar escribir algo por el estilo: me resulta tan difícil digerir su empanada sonora como extraer algo de información útil de su página web. Será que estábamos a otra cosa.

Y esa cosa era, básicamente, disfrutar. Porque un concierto que empieza con ‘Goin’ Against Your Mind’ difícilmente puede ir mal. La banda se plantó sobre el escenario como si tal cosa a probar a los instrumentos y en un momento determinado (de esos detalles que nunca sabes si denotan naturalidad o simplemente que han llegado tarde) decidieron que era momento de comenzar, y de hacerlo con probablemente la mejor canción que han compuesto en el siglo XXI. Delirio colectivo y público en el bolsillo: muy mal había que hacerlo para que aquello se viniera abajo.

No ocurrió, claro. La banda (que parece haber encontrado finalmente una formación estable) fue desgranando temas de todos sus discos en lo que supuso un agradable paseo por sus diferentes etapas. Se remontaron hasta su debut, publicado hace ya 20 años, con aquella canción llamada precisamente ‘Built To Spill’, y tuvieron tiempo incluso de pasarse por su último trabajo, There Is No Enemy, quizá el más relajado y menos agradecido para el directo, pero del que recuperaron la enérgica ‘Pat’.

En un grupo con esta trayectoria jamás nos pondremos de acuerdo en el setlist ideal. Sorprende a priori que prescindan de ‘Strange’ o ‘Car’ y a uno siempre le sienta mal que queden fuera favoritas personales como ‘Trimmed and Burning’, pero todo esto, ya se sabe, es parte del juego. El público pidió repetidamente ‘Carry the Zero’ (quizá lo más parecido a un éxito que ha tenido un grupo que merecería haber disfrutado de docenas de ellos) y ésta sí acabó cayendo, pero en un lugar de honor, cerrando la primera parte del concierto, como corresponde a la maravillosa canción que es.

Después de hora y pico de virtuosismo guitarrero, Built To Spill se la jugaron con un bis casi por completo entregado a las versiones. Después de haber tirado de Metallica durante la primera parte, decidieron cerrar haciendo una reverencia a Blue Öyster Cult y The Smiths. Ese ‘How Soon Is Now?’ cerró una brillante actuación a la que se le pueden poner muy pocos peros (quizá sólo ese perfeccionismo que alargaba un pelín de más las pausas entre canciones). A continuación, Martsch se trasladó a pinchar a un garito cercano mientras atendía con encomiable paciencia y amabilidad las considerables chapas de un buen número de fans. Por si hiciera falta redondear aún más la velada.

Built To Spill continuarán su gira española esta semana con las siguientes fechas:
5 de septiembre: Valencia, Wah Wah
6 de septiembre: Barcelona, Apolo
7 de septiembre: Donostia, Kutxa Kultur Festibala

Foto | Web oficial

Más en Hipersónica | Built To Spill: 20 años de afiladas guitarras y perfectas melodías, Built To Spill confirman también conciertos en Madrid y Valencia para septiembre

Subscribe
Notify of
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments