Bunbury lo tiene claro: “Cualquiera en su sano juicio (se habría vuelto loco por ti)”

Está dispuesto a todo por ti.