Anuncios

Burial — Rival Dealer


Después de la excitación llega el momento de pensar un segundo lo hecho. Funcionamos por estímulos a cada día más rápidos, más bestias y con un chute de adrenalina pasando de la alegría a la bajona terrible en dos segundos. Cuando no están andamos desangelados. Burial lanza nuevo EP, Rival Dealer, y ya se activa la máquina, volvemos al modo fan tan necesitado en una escena electrónica sin grandes mitos prolongados en el tiempo para reverenciar. Y uno quiere ser fan. No hay nada mejor.

Mi primera sensación es estar ante otro gran movimiento de Burial. Podía volver a cantarle el ‘No sé, no sé’ de Rumba Tres. Se puede joder todo alrededor pero tus ídolos aún siguen siendo grandes, la decadencia para otros. ‘Rival Dealer’, el tema que da nombre al EP publicado en su casa Hyperdub, a quien tanto debe y quien tanto le debe. Es la búsqueda en pantuflas del irlandés loco con su tanque y su ex mujer. El irlandés de telenovela llamado Richard David con su pasado en AFX y todo lo que movió Rephlex a principios de los 90 junto a Grant Wilson-Claridge. Si él no publica sus horas de material inédito ya lo saco yo.

https://www.youtube.com/watch?v=xd3Ch53PxBs

El revival de la electrónica debería de ser ‘Rival Dealer’. Con sus casi 11 minutos divididos en dos partes ficticias dentro del propio tema y comiéndose por sí solo la imaginaria cara A del vinilo que acabará llegando (por ahora solo publicado en formato digital).

A los padres se les tiene que sacar el dedo corazón al tiempo que sin reconocerlo nunca se acaba cogiendo lo mejor de ellos. Lo hizo AFX con Kraftwerk y lo hace Burial de nuevo con AFX, a tal punto que parece que por momentos samplea alguno de sus temas como ‘Entrance to Exit’ o el ‘Come to Daddy’ en el puente de transición en el minuto 5:09. A quien sí samplea Burial es a Säju, Allyson Magno, Lord Finesse y a The Soul Searchers (qué tiempos), en WhoSampled no se pierden una.

Puestos a vivir de la nostalgia y del revival que la banda sonora la pongan Burial y Zomby, quienes siguen en su carrera hasta encontrarse en un punto común. Uno con su foto filtrada a la prensa para descubrir la identidad del artista electrónico reciente más buscado y el otro con su careta fabricada por un diseñador de moda. Burial y Zomby, frente a frente. Rival Dealer y With Love coinciden en 2013 y las similitudes entre ambos van en aumento. Al final, comparten padres, contexto y talento.

https://www.youtube.com/watch?v=M1bb2JakOmo

Ambos artistas son muy pillos. Sabedores de su buen hacer en la revisión del Jungle más eficaz, el de la locomotora de las pastillas gratuitas, pisan el freno para darse al hedonismo al igual que Jim Kirby hace en The Caretaker con el vals de An Empty Bliss Beyond This World (2011, History Always Favours The Winners).

A Steve Goodman (capo de Hyperdub) temas como ‘Hiders’ y ‘Come Down to Us’ le vienen de perlas para su paulatina conversión de Hyperdub al Pop más amplio. Puestos a dar voz y apoyo a coñazos del nivel de Cooly G, DVA y Laurel Halo mejor hacerlo con quienes controlan. Los lánguidos ganan terreno a la hora de revivir el mejor UK Garage. Todd Edwards llora en un rincón y el R&B de cafetería lounge vive su nueva época dorada. Hace tiempo que el llamado Future Garage se convirtió en el nuevo Downtempo.

https://www.youtube.com/watch?v=zY0FLh2EIfs

Burial, al igual que Zomby en With Love, divide sus fuerzas en momentos intensos con otros relajados. Por suerte su manera de entender este momento sigue siendo sucia. Los bajos de su Dubstep de hace años han ido dejando la referencia del 2-Step para darse a las líneas sintetizadas y a la épica de los émulos modernos de un Stevie Wonder que se va volviendo más ciego con cada nuevo tema de Frank Ocean, Drake y su circo de enanos de compañía. ‘Hiders’ de repente respira hacia los 80 para volver a apagarse.

La excitación produce esto. Subidones y prejuicios por los suelos. ‘Rival Dealer’ es uno de los mejores temas de este año en electrónica mientras que los dos restantes eran inesperados hace poco en la discografía de un Burial que a este paso le da un besito a James Ferraro. Solo por cómo cuida y elabora los sonidos para crear emociones Rival Dealer merece cualquier montaña rusa y contradicciones propias.

8.1/10

Los grandes no firman lo esperado, siempre acaban riéndose de nosotros. Ellos pueden hacerlo, más bien son grandes por eso mismo. Las chorreras, los brillantes, la decadencia de quienes nunca lo han sido, el cambio de pie de Curtis Mayfield o de Prince. Todo al final tiene su sentido. La putada es encontrarlo.

Anuncios