Lejos estoy de ser un auténtico entendido de la Electrónica, uno de los universos musicales más amplios y ricos que existen, pero no solo en la actualidad. Un universo misterioso para mí al que de vez en cuando me acerco, siempre desde la intriga y el desconocimiento. Algunas obras me resultan demasiado extrañas o exclusivas para un profano como yo, pero siempre encuentro proyectos y productores que me terminan chocando o fascinando enormemente. Y cierto parece que se enciende automáticamente mi interruptor cuando se juntan términos como “United Kingdom” y “Dubstep”. Nombres como Sam Shackleton o William Bevan, más conocido como Burial, se han convertido en objeto de mi devoción dentro de ese complejo género.

Y ahora que el segundo ha vuelto a sorprendernos con un nuevo EP, he considerado importante expresar mis sensaciones sobre uno de los artistas que me invitan a quedarme en la electrónica y no sentirme como un inmigrante ilegal. Entenderé si algún “trve” de la materia considera mi texto banal e intrascendente, pero creo que mi perspectiva de no-electrónico puede ayudar a otros profanos a meterse en el cosmos sonoro de William Bevan. Y una vez dentro, no volver a salir, como me sucedió a mí.

https://www.youtube.com/watch?v=IlEkvbRmfrA

Siempre es una gozada volver a enfrascarse en esos maravillosos trabajos en largo. Preparar el ritual de coger mis cascos favoritos, buscar el disco en el reproductor y luego dejarme llevar por los sonidos del debut homónimo o de Untrue. No me obliguéis a elegir a uno solo, porque es casi como elegir a mamá o a papá. Sonidos que crecen, que crecen y vuelven a crecer. Como peces en el río que vuelven a beber. Sonidos evocadores, oscuros, envolventes, hipnóticos, que se meten en mi cerebro y no se despegan. Es un fenómeno de difícil explicación, pero tampoco me importa mucho la respuesta, solo volver a los loops y a los bajos.

Grande es la fascinación que me generan ambos LPs, tan bien construidos y cargados de espectaculares atmósferas. Por eso no me puedo dejar de unir a todos aquellos verdaderos electrónicos que le ruegan a Bevan porque saque el tercero, que nunca llega. Nosotros rogando y él juega con nosotros, soltándonos migajas en forma de EP. Pero qué migajas. Si por lo menos fueran malas para poder restregárselas a Bevan en la cara y soltarle un “toma, eso por no darnos el tercer LP”. Pero no, es que no falla.

https://www.youtube.com/watch?v=xd3Ch53PxBs

Burial juega con nosotros. Cuánto más le suplicamos, más pasa de nosotros. Pero tampoco nos desatiende. Si juntáramos sus tres últimos EP ya tendríamos ese ansiado tercer disco. Y sin duda estaría a la altura. Kindred fue una de las mejores obras electrónicas del año pasado, pero Truant/Rough Sleeper no sé quedaba atrás ni mucho menos. Del último, lo mejor es el movimiento de genio por parte de Bevan, publicándolo con Diciembre ya avanzado, cuando las listas de lo mejor del año ya estaban terminadas y publicadas. Burial ni quiere ni necesita estar en las listas porque ya es un grande en nuestros corazones.

Algo parecido quería lograr con Rival Dealer, pero algunos fueron lo suficientemente avispados para incluirlo con muy pocos días de margen, dejándonos la incógnita de si verdaderamente lo habían asimilado bien en tan poco tiempo. Afortunadamente para ellos y para Burial, el trabajo ha estado más que a la altura. Intensidad, calma y genialidad, todo en uno. Directo a mi Top de electrónica de 2013 junto a Zomby, Forest Swords o James Holden. Y no podemos hacer otra cosa que rendirnos ante la genialidad de Bevan, que se sigue mostrando infalible. Y que siga así durante muchos años, aunque parezca que está riéndose de nosotros. La navidad es aun más navidad con un nuevo EP de Burial bajo el brazo.

Burial en Hipersónica

Subscribe
Notify of
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

1 Comment
Oldest
Newest Most Voted
Inline Feedbacks
View all comments
trackback
1 month ago

[…] a uno mismo. El Dubstep estaba muerto, ahora lo que se llevaba era el Future Garage, el rostro de Burial ya venía hasta con los cereales y Four Tet había logrado trascender al gran público desde la […]