En primer lugar he de decir que no soy fumador y cada día al volver de fiesta, y oler mi ropa, adolecerme de mi conjuntivitis o pensar lo que han sufrido mis pulmones me acuerdo de la madre de todos los fumadores. Dicho esto, diré que todos estos daños colaterales los tolero por que yo he elegido tolerarlos, no por que nadie me haya impuesto salir de fiesta a locales de fumadores.

Igual que yo, el 70% de no fumadores que estadísticamente se encontrarán de fiesta esa noche. Sé que el tema del tabaco es un tema muy delicado y que encontrar una solución que satisfaga a ambos “bandos” es prácticamente imposible, pero lo que parece de muy baja moral es jugar con el doble rasero de: “sí, es muy malo, nosotros lo sabemos, pero no queremos perder los más de 7.000 millones de euros que sus impuestos nos generan ni agraviar a un 30% de nuestros votantes” .

Y es que ahí está el quid de la cuestión, mientras el tabaco sea una droga legal, se debería dejar con la libertad de elegir a los empresarios si quieren o no que en sus locales se fume. Del mismo modo que los clientes tendrán la libertad de ir a un local de fumadores o de no fumadores y los empleados de trabajar en uno de estos. Entiendo que tenga que haber sitios de no fumadores, pero también debería de haber sitios de fumadores.

Creo que uno de los modelos con lo que mejor se puede entender lo que digo es con los famosos Coffe Shop de Amsterdam (no, no hablo de legalizar la marihuana, eso lo dejamos para otro Buscando la polémica), sino de tener unos sitios específicos, con unos impuestos especiales, donde los fumadores pudieran ir a fumar tranquilamente con sus amigos, sin tener que estar pasando frío y molestando a los viandantes mientras fuman en las puertas de los locales.

Probablemente el tema de los trabajadores de dichos locales sea el punto que más dudas pueda generar, pero ¿acaso no es más perjudicial el trabajo de los mineros? o ¿el de muchas empresas químicas?. Afortunadamente, tenemos la libertad de decidir si queremos trabajar en un sitio o no. Aunque, tampoco discuto que estos trabajadores deberían cobrar un plus por el riesgo que su salud está corriendo.

En conclusión, mientras el fumar sea legal, cada empresario debería tener la libertad de elegir lo que quiere que pase en su local, igual que cada propietario elegirá que pasa en su casa.

En Noctamina | Buscando polémica: los no fumadores tienen derechos
Imágenes | Flickr I, II

Subscribe
Notify of
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments