C. Tangana — 10/15

Tras un año de silencio, C. Tangana ha necesitado poco más de un cuarto de hora, repartido en cinco cortes, para volver a estar en boca de todos. 10/15 (Autoeditado, 2015) es la confirmación de que el MC madrileño no se conforma con hacer música per se, sino que posee el anhelo de renovar el sonido y cero complejos. Todo ello, unido a su ingenio, le ha valido para cosechar un impacto inversamente proporcional a la duración de su mixtape.

Quizás porque ese sea el objetivo de 10/15, que las luces vuelvan a enfocar a C. Tangana. Algo que ya alcanzaría con el tema adelanto. ‘C.H.I.T.O.’ reveló que Drake sería el hilo conductor de 10/15, no sin antes haber pasado por las manos de Royce Rolo, KNGLCST o LC$R; comenzó el juego en las redes sociales con la pedida de mano a la líder de las Hinds; y al mismo tiempo supuso toda una declaración de intenciones por parte del artista desde el primer párrafo hasta el último.

Soy un romántico, el más blando del rollo.
No vendo mierda, nunca he trinchado ese pollo.
Pasa a decir que no escribo en mis temas,
voy a pedir treinta mil por mis penas,
voy a copar dos semanas enteras tu Twitter,
tu Facebook, tu WhatsApp… espera puchito.

https://www.youtube.com/embed/GV3RYRdVZZ0?rel=0

Con esta puesta de largo inicial era complejo adivinar cuál sería el siguiente movimiento del de Agorazein. Todavía más aventurarse a presagiar que la conmoción causada fuera a ser, como poco, similar. Sin embargo, de nuevo C. Tangana demostraba tener los pasos calculados soltando una auténtica bomba. El revuelo causado por la cita a Carlotta Cosials se quedaba en una nimiedad en comparación con el puñetazo encima de la mesa que supone ‘Nada’. Un corte necesario, ya que muestra el lado más contundente de un artista que hasta el momento parecía ajeno a la competición dentro de la escena.

Fluyendo sobre bases de Drake y teniendo en cuenta sus referencias anteriores era muy difícil que el madrileño no apostara por un sonido y un estilo de cotas más altas

Todavía no hemos dicho que pese a que 10/15 se devore en algo más de quince minutos, se trata de un trabajo capaz de revelar distintas facetas de Antón Álvarez y ampliar las propuestas musicales dentro del mismo. Fluyendo sobre bases de Drake y teniendo en cuenta sus referencias anteriores era muy difícil, por no decir imposible, que el madrileño no apostara por un sonido y un estilo de cotas más altas. Justo lo que encontramos en los dos siguientes temas.

‘Bolsas’ y ‘Drama’ es un cambio de tercio dentro de la mixtape. Igual de necesarias y de potentes que las dos primeras pero englobadas dentro de una atmósfera totalmente opuesta a la presentada hasta ahora. Los ganchos cobran un mayor importancia -de hecho acaparan todo el protagonismo- y la temática da un giro de ciento ochenta grados para viajar a la vertiente más cálida y romántica de C. Tangana. El resultado, sobre todo en el primer corte mencionado, es exquisito. Ningún otro de los temas restantes es capaz de transmitir con tanta rotundidad y de llenar tanto como lo hace el ecuador del trabajo.

https://www.youtube.com/embed/Asmo01sqRI8?rel=0

8.5/10

Con ‘Back to bars’ el MC regresa a un sonido y un mensaje más rotundo, afín a aquel con el que abre su mixtape. Una canción que reivindica a aquellos artistas que tuvo como principales influencias en sus comienzos y a la vez, la posición actual que ocupan él y los suyos en el panorama. Es también el corte con el que termina 10/15 pero ello no significa que sea el que ponga el punto y final. Y es que, al igual que otros artistas -Vince Staples en Summertime ’06 sin ir más lejos- el último verso queda suelto, inconcluso. Dejando caer que quizás no sea final sino el comienzo de algo.

Detalles como este, y el hecho de que el artista sea de los de no dejar cabos sueltos, hacen de 10/15 un trabajo de varias escuchas, de situar indicios a priori banales como parte de algo más grande. Entre ellos encontramos los visuales que acompañan cada tema, los cuales conforman un relato paralelo al musical con una historia muy explícita: el búho de Drake engullido por el cocodrilo de C. Tangana. ¿Contendrá a su vez una crónica implícita? Del mismo modo, da la casualidad que la base de apertura pertenece a la canción en la que Meek Mill comparte micrófono con el rapero canadiense; mientras que la que pone el telón de cierre corresponde a aquella en la que el de Toronto jubila al de Pensilvania. Pueden ser solo anécdotas y parte del atrezzo. O que alguien nos esté diciendo algo, señalando los primeros pasos de un prometedor itinerario.

Anuncios