Anuncios

Cafe Tacvba — Re (1994)

México, 1994. Parece muy lejano, ajeno a todo lo que desde la península nos imaginamos al respecto del Rock cantado en español. Eran años de inestabilidad política y social en el país norteamericano, con un polemiquísimo tratado de libre comercio con Estados Unidos recién firmado, el asesinato de un candidato a presidente poco antes de las elecciones, con el inesperado alzamiento del EZLN en el Estado de Chiapas pidiendo justicia social e igualdad en un país en el que las mayorías raciales estaban sometidas por el poder del güero capital.

En ese caldo de cultivo Cafe Tacvba decidieron romper con todo, con lo que el público esperaba de una banda de canciones para el slam y con lo que entonces eran las pautas que toda banda de Rock/Metal debía seguir a pies juntillas en aquellas latitudes. El esfuerzo se presentó de forma bastante irreverente y conservadora a la vez y, como suele suceder siempre que alguien se salta las reglas en un mundo tan anquilosado como es el del Rock, público y crítica les dio la espalda.

Re: lo que era y lo que logró ser

https://www.youtube.com/embed/kIr8hsVTCzg

Grabado por Gustavo Santaolalla a caballo entre Los Angeles (Estados Unidos) y Cuernavaca (México), Re (Warner, 1994) debía cumplir la difícil misión de responder a las expectativas creadas tras el eficiente debut homónimo de la banda en 1992, un disco divertido y desenfadado, un disco que se pasaba entre lo que dura un chasquido de dedos y el pogo que le sucedía.

Cafe Tacvba tenían claro que querían salirse del cliché sin que ello conllevase perder la conexión con la juventud de su país, querían seguir sintiéndose como adolescentes frente al abismo, querían demostrar que a pesar de plantearse preguntas de difícil respuesta en sus canciones seguían sintiendo ganas de bailar y emborracharse, seguían siendo ingenuos a pesar de que en su cabeza se alzaba el esfuerzo por mostrarse furibundos ante una situación social que solo parecía ir a peor.

Re ideológicamente era grunge, pero formalmente planteaba una fusión de sonidos que lo convirtió en un disco de vocación universal

Sus referentes ideológicos eran Kurt Cobain, Eddie Vedder y Layne Staley. Sonoramente querían hacerles más que un guiño, pero su idea era demostrar que el nihilismo juvenil de la época no era incompatible con la defensa de los sonidos tradicionales latinoamericanos. El son, el bolero, el reggae o la música norteña merecían ser reivindicados como sonidos intergeneracionales, como vehículos de expresión de mensajes que fuesen más allá del despecho o de la competición por ver quién era capaz de beberse más botellas de guaro.

Re fue el resultado de todo eso, un álbum que pretendía homenajear a la tradición abriendo campos inexplorados aún por el Rock mexicano. Re fue un disco que encerraba tradición y sentimiento contestatario tanto en forma como en fondo, fue un álbum que puso en boca de todos el mestizaje con la intención de demostrar que en el mismo se encuentra la mayor de las dosis de revolución sonora, la primera constatación de aquello a lo que hoy algunos lumbreras llaman innovación y sonidos de clase.

https://www.youtube.com/embed/i-ZBGcxDMK0

Re pretendía con su título hacer referencia a conceptos transversales como Repetición, Reciclaje, Reiteración o Resistencia. Re acabó abriendo la puerta de la península no solo a un buen número de bandas mexicanas de entre las que destacó Molotov en 1997, sino que significó un segundo llamado de atención para el españolito de a pie: la demostración de que España ya no era el centro del mundo del Rock Latino. Y así fue como el segundo álbum de Café Tacvba acabó abriéndose paso, ya que fue tomado por la juventud de toda latinoamérica como el sonido de la autoafirmación, la demostración de que la tradición latina no solo tenía encaje con la anglosajona, sino que podía competir con ella a la hora de convertirse en sonido universal.

Re: lo que tus canciones dicen de ti

Como decía antes, Re tuvo una recepción bastante fría a su salida por parte del público mexicano. Fue un disco considerado como extraño en un primer momento, como un disco difícil de ubicar temporalmente a pesar de que era un claro hijo de su tiempo. Muchos lo calificaron como incomprensible, pues eran incapaces de encontrar un claro hilo conductor entre el inmenso catálogo de sonidos que encerraba.

Esta fusión rupturista en lo formal fue vapuleada pues el mensaje que encerraba no logró ser asimilado en la inmediatez. Re era un disco sonoramente directo, versátil e increíblemente variado, pero su conjunto transmitía un mensaje claro que solo era visible tras una visión global, alejada del fraccionamiento que ya entonces imperaba en el tratamiento por parte de la industria.

https://www.youtube.com/embed/wsM3CTp8Hfg

Sin embargo la heterogeneidad sonora, esa que en México suponía el principal de los argumentos de los detractores del álbum, fue lo que acabó prendiendo la mecha en el resto del mercado latino. Re tenía guiños hacia el sonido tradicional caribeño, hacia la música andina, hacia lo que los gomelos del sur del continente escuchaban en su querencia por sentirse europeos. Esa versatilidad comenzó a generar un murmullo que acabó convirtiéndose en ruido, y Re demostró al público mexicano que iba muchísimo más allá de lo que planteaba un hit radiadísimo como ‘La ingrata’.

Cafe Tacvba hablaban de dramas y alegrías juveniles, y lo hacían uniendo tradición y vanguardia construyendo un discurso atemporal y comprometido con lo que eran y lo que querían ser

Cierto es que ‘El aparato’ era un inicio pegadizo pero a la vez bastante irreverente en su conexión entre tradición y experimentación electrónica en el arreglo. ‘El borrego’ era mucho más que un ejercicio de Rock/Metal industrial pues en su letra encerraba, premeditadamente, una crítica a la cerrazón musical del público mexicano, y su continuación con el delicioso y estremecedor homenaje a Chavela Vargas en ‘Esa noche’ demostraba que Café Tacvba llegaría todo lo lejos que hiciese falta en esa recopilación de tradición y vanguardia que pretendían que fuese su segundo disco.

La fórmula acabó funcionando, pero para el público de la época lo hizo más por lo que recogía que por lo que planteaba. La banda mexicana no sólo tenía buenas ideas, sino que lograba que todas ellas sonasen creíbles en sus manos, desde planteamientos desenfadados como los de ‘La Pinta’ hasta otros con trasfondo político y social como ‘Trópico de Cáncer’ y su corte ambientalista o ‘Baile y Salón’ y su defensa de los derechos de los homosexuales en un país tan homófobo como era México entonces.

https://www.youtube.com/embed/eXbJIcfrwyw

En su conjunto las canciones de Re hablaban sobre dramas y alegrías juveniles, esos sentimientos de alegría y desesperanza que tan radicalmente se alternaban en nuestra cabeza en esos años. Lo hacían de forma inteligente y locuaz a pesar de no caer en la vehemencia tan tradicionalmente mexicana. El vehículo era una mezcla entre tradición y vanguardia que se apreciaba hasta en los instrumentos que utilizaban esos años, y la heterogeneidad que empezó siendo su principal lastre ha acabado convirtiéndose en su principal virtud. Cosas de la música.

Re: lo que queda, 21 años después

Hoy, dos décadas después del lanzamiento del segundo álbum de Café Tacvba, Re es considerado como uno de los discos más importantes ya no solo del Rock Latino, sino del Rock en general. Es un disco que cuestiona al propio Rock para convertirlo en algo más grande aún, que lo conecta con sonidos que en latinoamérica constatan una competición intergeneracional en el consumo de música.

https://www.youtube.com/embed/icPwgG4Qb6A

Re es un disco mutable, que deja impresiones contrapuestas pues ofrece múltiples lecturas debido a su heterogeneidad. Espiritualmente parece hoy un disco muy aferrado a su época, pues cuenta historias que entonces eran un mensaje tópico. Sin embargo en lo sonoro se instituye en una obra que podría haber aparecido hace 50 años o lanzarse dentro de 30 sin que ello supusiese una descontextualización. Lo que en el momento de su lanzamiento fue un problema, Cafe Tacvba tardarían 10 años en darle continuación real, hoy es la prueba de la universalidad de la obra, la demostración de que el encaje entre tradición y vanguardia tiene hueco hoy y lo tendrá siempre.

9.1/10

Contaba el año pasado José Rangel, guitarrista de la banda, a colación del veinte aniversario del lanzamiento del álbum, que a pesar de que el disco estaba siendo vapuleado por público y crítica, ellos estaban seguros de tener una obra maestra entre sus manos. El tiempo les acabó dando la razón como se la da generalmente a aquel que se salta las reglas de lo establecido en pos de conseguir un mundo mejor. Quizás os parezca descabellada la anterior afirmación, pero cuando escuchéis Re y veáis todo lo que en él se recoge, entenderéis que el Rock actual sería imposible de entender de no haber aparecido esto que en su día parecía ser un sonoro fracaso. Así es el mundo de la música, y por eso es algo que nos apasiona.

Anuncios