En una hipotética enciclopedia histórica del revival, el indie contemporáneo podría aportar el 50% de las referencias. Y no hablo sólo de música: hablo del revival como forma de afrontar la vida. Desde el neogótico hasta el post-post-post-punk. En Australia se está fraguando una escena con todas las de la ley: grupos que se conocen entre sí, que trabajan en diferentes proyectos conjuntamente, que comparten unos parámetros artísticos comunes y que manejan unas referencias locales pero reconocibles. La mayor parte de los grupos que están saliendo de allí son muy buenos y, pese a inscribirse en un discurso revivalista, saben llevarlo con gracia. Pero siempre hay límites: Interpol sí, Bloc Party no. ¿En qué parte de la línea deberían caer Camperdown & Out? ¿En la de Dick Diver y Boomgates o en la de Ducktails?

Couldn’t Be Better: Beat Happening es bien

Pues depende del día y del estado de ánimo de cada uno. Antes que nada, las presentaciones. Camperdown & Out es una suerte de supergrupo de Sidney en el que se han juntado miembros de diversos proyectos australianos (Raw Prawn, Dead Farmers, Marf Loth), entre ellos uno de los geniales Royal Headache, de quienes que ya os hablamos el año pasado. El estilo es diferente, no obstante: Camperdown & Out y su disco debut editado por Popfrenzy Records (Ganglians, French Films, Crystal Stilts), Couldn’t Be Better, se dirigen a las tierras prósperas y siempre ingenuas del lo-fi indie y del jangle pop. Atrás queda el halo del garage rock, que parece relegado a un segundo plano por el pujante revival del indie pop australiano.

https://bandcamp.com/EmbeddedPlayer/album=2373590810/size=large/bgcol=ffffff/linkcol=0687f5/tracklist=false/artwork=small/track=1901880064/transparent=true/

Yo no pienso oponerme, porque en San Francisco ya hay suficientes grupos haciendo lo mismo como para que en Sidney o en Melbourne, donde tradicionalmente se han reinterpretado los géneros norteamericanos y británicos desde un punto de vista particular y radical, se dediquen a imitarles. Así que adiós a las guitarras encendidas y a los rítmos anfetamínicos en Couldn’t Be Better. Queda un pequeño poso, pero lo que aquí tenemos a raudales es Beat Happening y los mismos planteamientos caseros, casi dejados, en las canciones. Sólo que, claro, desde su propio punto de vista: mayor relajación, melodías más soleadas y un tintineo constante en las guitarras que, si se pasan de frenada, y lo hacen a lo largo del disco, les lleva a The Clean.

Y The Clean están muy bien, por supuesto, tanto o más que Beat Happening. Ellos mismos reconocen que sus referencias les llevan a los mismos lugares que sus otros compañeros de escena: The Go-Betweens, el Dunedin Sound o The Saints, con Ed Kuepper a la cabeza. Por eso todo estos grupos revivalistas son más graciosos en Australia que en Captured Tracks: porque además de ser mucho menos pretenciosos, sus referencias les llevan a los años ochenta que importan de verdad, a los de la joven Escocia y derivados. Y por eso Camperdown & Out, mal que bien porque el disco no es nada del otro mundo, caen en el lado disfrutable de la línea que separa el revival que merece la pena del que no. Si os manejáis en estas referencias y os gustan otros grupos semejantes, encontraréis en Couldn’t Be Better un caramelo plácido al que dar unos cuantos bocados sin la mayor preocupación.

Sonidos de los suburbios de Sidney

https://bandcamp.com/EmbeddedPlayer/album=2373590810/size=large/bgcol=ffffff/linkcol=0687f5/tracklist=false/artwork=small/track=1317852094/transparent=true/

Así explican Camperdown & Out su sonido:

Couldn’t Be Better es la personificación del encanto de la banda con los suburbios urbanos de Sidney, mientras que al mismo tiempo se muestra romántico sobre el sexo opuesto, las barbacoas de domingo y la estabilidad de un trabajo fijo.

La simplicidad de la vida, entre risas y entre amigos. Hay mucho de eso en las canciones de Couldn’t Be Better. Las más brillantes parecen resumir el amor por las barbacoas de domingo y las chicas o los chicos de turno, y las menos son composiciones tan conformistas como la estabilidad de un trabajo sencillo, estable y bien pagado. Si Camperdown & Out reflejan lo que estos muchachos tienen en la cabeza y lo que desearían hacer con sus vidas es porque no se han planteado ir más allá. En su Bandcamp también hablan de cómo fueron las sesiones de grabación de Couldn’t Be Better: apenas una reunión informal de colegas, improvisaciones e ideas sueltas frente a los instrumentos y el propósito de pasarlo lo mejor posible. La principal ambición es que no hubiera ambición,

6.7/10

Esta actitud y no otra cosa salva el disco: el indie pop amateur, adiós al profesionalismo. ¿Momentos estelares? Las cuatro primeras canciones del disco, incluido el single ‘Down & Out’ y ‘Hey Woman’, más Flying Nun que nunca. Todos los demás temas son esencialmente el mismo. No hay ningún problema, lo importante es que Camperdown & Out saben transmitir las sensaciones que evoca su portada: cuatro mimbres y a ser feliz. Es poesía juvenil, sin mayor interés que disfrutar de la vida. Basta y sobra.

Subscribe
Notify of
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments