Canciones Influyentes I: September Gurls — Big Star

Hay canciones y grupos que marcan la historia de la música, aunque algunos de ellos pasen desapercibidos en su momento. Big Star son uno de esos grupos: más apreciados por la crítica que por el público, pese a practicar un pop que bien pudiera ser masivo, sus canciones han influido a tantos aspirantes a músico que, al final, han conseguido crear toda una corriente en la historia musical.

September Gurls ejemplifica bien lo que el grupo de Alex Chilton y Chris Bell logró. Editada en 1974, formó parte de Radio City, el segundo disco de la banda, pero ha sido el tiempo y los grupos posteriores que han surgido a su calor los que le han dado la pátina de canción mítica. Se podría decir que esta oda a las chicas de septiembre es la quintaesencia del powerpop, la piedra filosofal sobre la que se edifica todo un estilo.

Compuesta por Alex Chilton, emparenta a Big Star con los Beatles menos experimentales, aunque está tocada con los guitarrazos de los Byrds y cantada con una indiferencia que casi parece hastío. No quiero decir que esté mal cantada ni mucho menos: la forma en que Chilton vocaliza es absoluta perfecta; interioriza el sentimiento de la canción y lo saca frase a frase. Él es uno de esos chicos de diciembre a los que no les sale nada bien, y menos enamorados de las September Gurls-

En realidad, lo único de Big Star y de September Gurls es la manera en que sus guitarras lo teñían todo de una absoluta melancolía. Sus melodías eran espléndidas, su pop vitalista, pero la sensación final que dejan todos sus discos en el oyente es amarga, derrotista. De creer que están hechos de teóricas canciones alegres uno siempre pasa a comprobar que el oyente acaba saliendo roto por dentro. Sin necesidad de aspavientos y sin ni siquiera dramatizar.

Quizás, por eso, les pega tan bien haber sido un grupo fracasado. Su veneno disfrazado de caramelo se quedó por el camino hacia las listas de éxitos: distribuciones nefastas, mala suerte con las discográficas y una inexplicable indiferencia general de las radios hacia sus canciones les dejaron fuera de combate. El paso del tiempo les ha hecho ganadores de toda la batalla y ha convertido a September Gurls y a todas las otras grandes canciones del grupo en clásicos respetados. Aún les falta dar el salto masivo, pero eso llegará cuando algún publicista decida elegir una de sus canciones para un anuncio. Aunque, siendo sinceros, nadie quiere comprar cosas cuando su melodía le pone triste, ¿no?

Es tan fácil comprobar la onda expansiva de la canción como pensar en algunos de los grupos que mejor pop de guitarras han hecho en los últimos años. September Gurls es el alfa y el omega de Teenage Fanclub, Velvet Crush, Posies, los momentos más pop de los Replacements y cualquier cosa que tenga a Robyn Hitcock de por medio (incluidos los maravillosos dB´s). Si eso no significa que es una canción histórica, que venga Dios y lo vea.

Vídeo | Youtube

Anuncios