Anuncios

Canciones para partirte el alma

A veces una se levanta con una extra de catarsis. Suele ocurrir los domingos, o cualquier día que se tenga un poco libre. 9 de cada 10 psiquiatras dicen que esto tiene que ver con la manía de tocarse los cojones a cuatro manos. Eso que llamamos cariñosamente “vacaciones” y que a veces se vuelve en nuestra contra. Ya sabéis. “Ya está la emo” diréis, y diréis muy bien. Que no se diga que no conocemos cada uno de los versos de Nacho Vegas. Sin embargo, y por extraño que parezca, en esta lista se han obviado las composiciones de Nachete, porque, partirse el alma en dos con Desaparezca Aquí es muy fácil. Y a nosotros no nos gusta lo fácil, somos emo. Así pues, ¡que no se diga! como hoy es domingo y como me he levantado con una dosis de cortavenismo patrocinada por el ‘Heart Of Gold’ de Neil Young, partámonos el alma todos en compañía de cosas TAN raras como Dylan o Nick Drake. Todo originalidad ¿eh? [/ironía]

Girl From The North Country — Dylan & Cash

https://www.youtube.com/watch?v=bJsLAKy0jYE

La versión de Cash y Dylan >>>> Dylan. Y no por fanatismo. Es que la voz de Cash le da esa melancolía que no hay en la versión original de The Freewheelin’ Bob Dylan. Cuenta la leyenda que el joven Bob compuso esto pensando precisamente en Suze Rotolo, la chica de #pelazo que se agarra con cara de frío al hombro de nuestra voz nasal favorita en la portada de su segundo disco. Sobre la versión que nos ocupa, la cosa surgió cuando Dylan y Cash (que ya eran coleguis de Twitter por correspondencia) coincidieron allá por el 17–18 de febrero de 1969 en Nashville cuando ambos estaban grabando cosicas para sus respectivos trabajos venideros.

Heart Of Gold — Neil Young

El responsable de mi mañana jodida y de este post, el señor Neil Young. Y su harmónica. Es curioso porque precisamente esta canción tiene que ver con Dylan y con Cash. En el caso de Cash, porque además de recibir al joven tío Neil en su programa de televisión precisamente en la época de Harvest, grabó una versión de este tema. En el caso de Dylan, es curioso que pese a la relación de amistad y admiración que siempre ha unido a Neil Young y a Bob Dylan, éste último declarase a Uncut Magazine que llegó a odiar ‘Heart Of Gold’ precisamente porque sonaba demasiado a él mismo. Bob Dylan, el primer emo.

November Blue y Denouncing November Blue — The Avett Brothers

Mi disco favorito de The Avett Brothers contiene una joya jodida y bonita a partes iguales. Cada noviembre me pregunto por qué tengo que ver por todas partes ese atentado musical que es ‘November Rain’ cuando hay canciones sobre noviembre tan chulas como esta. Lo mejor de este tema es que trae el tema de continuación incorporado, ‘Denouncing November Blue’. Justo lo necesario para cantar en el bar con un par de whiskys encima cuando el November Blue se nos ha ido a tomar por culo.

Wrecking Ball — Gillian Welch

Hay muchas wrecking ball (bolas de demolición). Está la de Springsteen, la de Neil Young y la de, curiosamente Emmylou Harris, que contiene a su vez otra pequeña wrecking ball en forma de canción de Gillian Welch, ‘Orphan Girl’ Una de esas canciones para sentarse a pensar sobre todos los daños colaterales de una vida. Y los que quedan por venir. Una canción para advertirle a alguien de qué mierda de pasta estamos hechos.

Let’s Get Lost — Elliott Smith

Hace poco, alguien me hizo ver la luz sobre lo que en realidad quería decir Elliot Smith con esta canción, que no es más que algo que podría ser la continuación del ‘Wrecking Ball’ de Gillian Welch. Esto es lo que hay, aquí lo tienes, “he quemado todos los puentes que he cruzado” ¿por qué esta vez no iba a ser diferente? Elliott Smith compuso este tema un par de años antes de suicidarse, siendo uno de los pocos que dejaría íntegros para su póstumo From The Basement.

Well I don’t know where I’ll go now / And I don’t really care who follows me there / But I’ll burn every bridge that I cross / And find some beautiful place to get lost

Let It Bleed — The Rolling Stones

Podría ser ‘You can’t always get what you want’, pero no, es ‘Let it bleed’, mi favorita de un disco con cosas como ‘Gimme Shelter’, ahí es nada. Contiene varios de los mejores versos que sus Satánicas Majestades han escrito jamás y esto probablemente se deba a que muchos de ellos proceden directamente de la boca de Marianne Faithfull. Una verdadera oda irónica a la capacidad del ser humano para arrastrarse por las drogas más evidentes y las otras, las de todos los días, las humanas.

She said my breasts, they will always be open / Baby, you can rest your weary head right on me / And there will always be a space in my parking lot / When you need a little coke and sympathy

Waiting Around To Die — The Be Good Tanyas (Townes Van Zandt)

No es la versión de Townes Van Zandt, aunque la canción sea toda suya a todos los niveles. Tan suya, que además de infinidad de versiones, existen infinidad de referencias al tema y al autor como en ‘La pena o la nada’ de Nacho Vegas o ‘Juarez’ de Sam Baker. Hay pocas canciones tan icónicas para la jodienda generalizada como esta del viejo trovador de Texas en la que un personaje que se suele identificar como un vagabundo concluye que después de todo lo que le ha pasado en la vida, sentarse a esperar morir, quizás sea la mejor opción. Esta versión de The Be Good Tanyas, me gusta por dulce, y por pertenecer a la BSO de Breaking Bad, claro.

Black Eyed Dog — Nick Drake

Otra canción sobre la muerte, esta vez de Nick Drake. El rollo es más figurado, pero está ahí, como un perro de ojos negros. La muerte permanente o la muerte pasajera, la depresión (no en vano, el título de la canción viene de una frase de Churchill para describir la Gran Depresión) Drake escribió esta canción en 1974 poco antes de su muerte por sobredosis de amitriptilina.

Metal Heart — Cat Power

Pero maldita sea, no todo va a ser sentarse a esperar morir. Hay gente como Chan Marshall, que ha pasado las de dios y ahí está, resurgiendo de sus propias cenizas para liarse la manta de la electrónica a la cabeza con Sun. La cosa es que Cat Power lleva siendo una superviviente toda la vida y de ahí sale su increíble ‘Metal Heart’, con ese verso de ‘Amazing Grace’ por el medio y todo. Por si quedaba duda de que fuese una canción de redención y esperanza.

I once was lost but now am found, Was blind, but now, I see.

The Will To Death — John Frusciante

Y mi favorita para partirse el alma y para ordenar los cachitos que quedan de ella uno a uno. La primera vez que John Frusciante dejó Red Hot Chili Peppers lo hizo un poco obligado por su propia espiral de autodestrucción. Ya sabéis, el famoso vídeo y todo eso. Después de eso (y puede que incluso antes) la guitarra de Frusciante nunca ha sonado igual. Siempre he pensado que de todas las canciones de Frusciante, esta es la que habla claramente de redención y alivio, de lo que, después de todo — incluso después del extra de catarsis de los domingos — hace que sigamos queriendo estar vivos.

Estas y otras canciones para partirte el alma, recogidas todas aquí:

https://embed.spotify.com/?uri=spotify:user:gabihey:playlist:5TCZc0uEA6jrpe9Eg0qqkf

Anuncios