Caustic Window — Caustic Window LP

A menudo nos hemos preguntado cuándo volveríamos a escuchar nuevo material de Aphex Twin, cuándo podríamos dejar de recurrir a aniversarios o listas para escribir algo fresco sobre él. Pendientes de que arregle los papeles con su mujer para poder disfrutar de su material inédito, algo que parece seguirá yendo para largo, parece que la única opción era que bajo alguna casualidad de la vida, una de esas perlas ocultas saliera a la luz. Et voilà: Caustic Window LP.

Más vale tarde que nunca

Hace unos meses recibíamos la noticia de que había circulando por la red un disco inédito de Richard D. James, bajo uno de sus trillones de alias: Caustic Window. El disco, de homónimo título, sólo se había dejado mostrar en algún tema en algún compilatorio. Algún individuo lo colgó en Discogs a un precio de más de 13.000 dólares, sólo al alcance de unos pocos pirados con dinero. Hasta entonces, sólo tenían copia el propio Richard y gente de su entorno: Chris Jeffs (Cylob), Grant Wilson-Claridge (cofundador de Rephlex) o Mike Paradinas (µ-Ziq). Era un test pressing.

Tras este pelotazo, los más acérrimos de Aphex Twin, miembros del portal We Are The Music Makers, pensando en el bien común, deciden lanzar una campaña de crowdfunding a través de Kickstarter para recaudar el suficiente dinero para obtener una copia digital y colgarlo en la red para que hoy lo podamos escuchar. Dicho y hecho. Richard, que estaría ocupado en alguna parte entre su submarino y el tanque, estuvo de acuerdo. El dinero recaudado, más de 65.000 dólares.

Pero todo no acaba aquí, aún quedaba por vender el doble vinilo original en eBay, cuya recaudación irá a parar a Rephlex, al padre de la criatura y a una donación a alguna causa benéfica. 46,300$ ha decidido gastarse uno de los usuarios. Casi nada. Pero, en efecto, aún no acaba todo aquí, hay más material inédito circulando por eBay: otro test pressing de Analogue Bubblebath 5 y otro de Melodies From Mars. Los dos como AFX y de nuevo a precios de locura.

Veinte años después

Antes podríamos pensar por qué este doble vinilo de Caustic Window no vio la luz en 1994, cuando estaba pensado. Si se rajó porque sí, si es porque no quería tapar a Warp con el lanzamiento aquél año de SAW II o lo que fuere. Lo importante es que veinte años después, disfrutamos de nuevo material. Nunca es tarde para adentrarse en la carrera de Aphex, y menos con este tipo de publicaciones. En alguna ocasión ha señalado que la ingente cantidad de material inédito que tiene es buenísima, y que lo mejor se lo guarda para compartirlo con sus amigos. Hasta que algún samaritano lo dé a conocer, hoy tenemos con nosotros este Caustic Window LP. Momento de disfrutar.

Aunque es algo generalizado en sus pseudónimos, tampoco con Caustic Window, proyecto demencial, sabes cuando escuchas los epés de Joyrex por dónde te va a salir. Lo mismo te engatusa con sensibles melodías o te destruye con salvajes percusiones. Y aquí tenemos lo mismo. Aphex Twin en estado puro. Y eso significa que algunos encontrarán momentos en los que estarán incómodos, y otros que simplemente gozarán. En ese sentido, no deja de ser material propio de una época en la que podía ser algo más extremista en otros proyectos y para Warp configuraba trabajos más complejos, con un acabado que hoy sigue quitando el hipo.

A pesar de que con discos como estos, a los que conviene dar tantas vueltas como sean necesarias para apreciarlo como se debe, nada más enchufarlo y escuchar ‘Flutey’, uno se da cuenta de que sin duda estamos ante el irlandés en su momento de auge. Ocho minutos de minimalismo, delicadeza y un poco de esa tara mental que se refleja en tan variadas capas de sonidos. En aquella época podría parir una joyita mientras se tomaba un té. Y en este trabajo perdido hay piezas que bien podrían formar parte de los mejores álbumes del irlandés. La destreza es la misma.

Ácido y melodía para el pueblo

Quizá en su época se podría haber disfrutado más y hoy pueda parecer desfasado, pero no nos engañemos, sigue siendo igualmente disfrutable. Si hoy nos siguen gustando los detalles de nuevos artistas que recuperan el toque noventero (muchas veces con sabor a Warp), no debemos preocuparnos por lo viejo que suene. De hecho, algún corte suena como si fuera una producción actual.

Llevo varios días escuchando Caustic Window LP, y cada vez lo disfruto más. Es Aphex Twin en estado puro. Es cierto que no es un trabajo que tenga la complejidad ni la riqueza que encontramos a partir de, por ejemplo, Selected Ambientworks II. Sí encontramos, en cambio, aspectos en común a SAW 85–92, en cuanto a la estructura de las canciones y los recursos utilizados. Probablemente esta fuera una de las razones por las que no llegó a ver la luz, la enorme diferencia que había con el material de Warp de aquellos años.

Con todo, aquí Caustic Window, Richard D. James, vuelve a dar en el clavo, a emocionar, que es de lo que se trata esto de la música. Con ensamblajes sencillos edifica melodías con las que conectar fácilmente y reencontrarse con las piezas más livianas y sutiles de los dos primeros Selected Ambient Works. Pero es difícil no caer en la dimensión del irlandés. Y no nos engañemos, aquí queremos caer.

Un material que merecía ver la luz

En la primera mitad de nos encontramos con una cadena de perlas que empiezan en ‘Mumbly’ (muy de AFX), un sinte sencillo en la base y a correr con el ácido y los sampleos vocales que sean necesarios. Acto seguido viene la fugaz alegría de ‘Popeye’ y la enésima pieza volátil de Richard D. James que te despoja del cuerpo, dejando sólo unas neuronas conectadas unas con otras, dispuestas a fundirse con el ácido del irlandés: ‘Fingertrips’. Absolutamente sublime y evasiva. Es una muestra de la calidad de sus producciones de la época y tiene ese aura de vacío de SAW II, como también ‘Revpok’ tiene el ácido de ese mismo segundo volumen. ¿Descartes?

Se puede decir que Caustic Window LP tiene la misma vertebración que la que tienen los LPs de Aphex Twin, y del propio aka de Caustic Window, que al fin y al cabo es de quien estamos hablando. Líneas melódicas más o menos juguetonas y moderadamente ambientales, que se dan un revolcón con las percusiones agresivas y acidorras a más no poder del Pablo Iglesias irlandés. Y en medio de una vorágine de curvas y volantazos (como casi siempre), una joya con piano: ‘Squidge in the Fridge’. El tipo de canción por el que merece la pena que salgan a la luz este material sin publicar, que además pone de relieve de nuevo la sensibilidad de Richard D. James a la hora de componer.

Desde luego no se trata de una obra maestra, como se decía -hay que vender el producto-, pero sí es un disco notable con varias perlas. Si bien es cierto que no tiene el desequilibrio de sonidos del primer Selected Ambient Works y está más pulido en ese sentido, algunos temas parece que se quedaron a medio hacer; como un boceto que no acabó de tomar su forma definitiva y del que sólo hay pinceladas. Algunas son muy cortas y en otras apenas hay un discurso claro que seguir.

Sin embargo, sólo son casos puntuales. Es mejor rescatar lo más destacable de este trabajo y disfrutar de la bella delicadeza de ‘101 Rainbows (ambient mix)’ o los polos opuestos que convergen en ‘Airflow’. El motivo por el que no llegó a ver la luz, sinceramente no importa, y puede que ni lo sepamos dada la tendencia de Aphex a aislarse del mundo o incluso a trollear a quienes osan entrevistarlo. En cualquier caso, seguir esperando para esos temas tan buenos que utiliza para consumo propio con sus amigos -según dice-, merecerá la pena. Como lo ha merecido rescatar este disco para tener nuevo material que aborrecer hasta el fin de los tiempos. Siempre es un placer tener de ‘regreso’ al maestro.

7.9/10

Un trabajo que nos ayuda a contextualizar el acid, los destellos hardcore y la IDM de la época, y el personal sello del irlandés, con casi todos sus rasgos sobre la mesa. Lo mismo le da por exhibir su sensibilidad en las melodías, que tirar por el carril de Polynomial-C. Añejo; sí, y en un contexto en el que estaba haciendo un sonido más pulido y sorprendente como Aphex Twin; también, pero con varias joyas que merecen la pena haber sido descubiertas. Esperemos que sigan cayendo en los próximos tiempos estos trabajos no publicados.

Anuncios